Aferrada a tu amor.

Aferrada a  tu amor.

Bésame mucho y en la boca, bésame y llévame a la estrella mas brillante del inmenso universo, regálame un susurro eterno. Bendice con tus propias palabras mis días y mis noches…que me quedan por vivir lejos de ti.

Bésame los ojos y regálame con tu protección… la calma de mi espíritu, esa calma que tanto necesito. Convierte en cenizas todos mis temores y regálame un cielo lleno de tanto sol y algarabía.

Me encantan tus besos y ese roce de tu cara,  por la mía, ¡quizás! al acercarme a tu cuerpo pareciera que estoy ansiosa de desbordar toda mi pasión….con solo el contacto de tu piel. Te confieso que me quiero sentir parte de tu mundo.

Estoy como una chiquilla enamorada, en esta etapa de mi vida ,en la que me creí una mujer madura, contigo me convierto en una niña despertando a la vida del amor por primera vez.

Tengo tanto miedo… de que después de haberte entregado lo poco que la vida aun me deja conservar, intacta despierte y me vea en un umbral de incertidumbre y desconsuelo.

Tu tienes un mundo muy peculiar y en ocasiones me siento resbalar fuera de el. No, se si te das cuenta pero al agarrar mis manos y erguir tu pecho, ante los demás mostrándome me devuelves la luz ante la sombra que me tapaba en  tu mundo.

Me siento entonces compenetrada ante este amor.  Es casi indescriptible el verme tan enamorada. cuando el tiempo y la distancia hace pedazos mi vida. me entrego a la dulce ilusión de verte cada día y eso me embriaga de sentimientos nunca antes sentidos por mi ser.

Las caricias me parecen tan sutiles, tan únicas, que intento detener el tiempo cuando estoy a tu lado. Cuando te digo adiós por nuestras múltiples ocupaciones, me siento traicionada por la vida y mi llanto imaginariamente me desangra desde lo mas profundo de mi alma.

Me parece que al irte, nunca volverás. No quiero vivir un desamor, no quiero sentir que la vida una vez mas me jugo una pasada y me deja tirada en el olvido llorando un amor.

Mi cuerpo baila, al compás de una balada, con movimientos de bachata, como queriendo balancear el ritmo de mi sangre… cuando estas a mi lado y me pierdo entre tus brazos olvidándome del mundo y entregándome a tu dulce sabor a hombre y niño a la vez.

Parece que la trampa de la vida se abrió y ha dejado la puerta abierta de par, en par para mi, estoy saliendo poco a poco y me dejo seducir por el llamado de tu sangre llena de pasión… tengo en mi alma, tanto amor para dar.

Por favor, no juegues con mi amor.  No me entregues al desamor, si no me amas dímelo ahora que estoy apenas aprendiendo a caminar en tus caminos, si no me puedes amar, dime adiós ahora que estoy amándote pero que aun estoy fuerte ante la vida.

No quiero ver con la luz… de tus ojos y vivir una desilusión.  No quiero enamorarme aun mas y volverme loca de dolor suspirando por tu amor.

En este momento el corazón palpita con tanta rapidez… gracias a la pasión, que me provoca el sendero de tus ojos hacia tu corazón.

Se que estas  en la distancia y me desespero por escucharte, me siento desfallecer al no poder sentirte, me hace tanta falta sentir ese olor tan varonil, tan compenetrado en un fusión perfecta de vida, tan lleno de energía positiva.

Quiero que en abrazo que me das te penetres… en mi cuerpo, como en lo has hecho con mi alma. Eres tan especial y tu tienes el poder de hacer conmigo lo que tu quieres, si tu lo dices aunque me estés regañando no pasa nada, porque me siento tan llena de ti.

No quiero pasar mis días sin ti, mi vida cambia de color y panorama sino no estas tu.

Por favor consiénteme…regálame muchos besos llenos de amor y tus noches de pasión.

Porque te repito que estoy aferrada a tu amor.

About Sandra Pelaez

Le puede interesar:

¡Si hay días como esos!

Hay días en los que nos preguntamos ¡porque! a nosotros y por él o ella …