Hoy estoy orgullosa pero confundida.

Hoy estoy orgullosa pero confundida.

¡Yo! que siempre. Como una fiera siempre pele por ellos, como una fiera herida actué cuando se trato de defenderlos, hoy les llamo, les envió textos, les envió señales hasta de humo y no me recuerdan.

¡Yo! que viví muchos años bajo un régimen de un hombre que nunca me amo, pero que por amor a mis hijos siempre me mantuve a su lado.

Deje ir muchas oportunidades de ser feliz. Con alguien más ¡pero! opte por ser madre antes que mujer, hoy me doy cuenta que valió la pena ¡porque! crie 5 hijos que son padres y madres responsables, entregados a su familia, tan entregados a su familia que hasta de mi se han olvidado.

Hoy, por ejemplo un día en el que estar en familia es una de las cosas que se acostumbra hacer, también les llame, les textee, y no me escucharon.

Me senté frente al espejo y vi que mi piel ya no es firme, vi que mi cabello ya pinta muchas canas, vi esa enorme mesa, vacía…me senté en la sala y no los vi corriendo frente a mi mientras miro la televisión, no vi entrar a nadie a través de esa puerta. Me fui a mi recamara, vi los pinta labios que tanto tuve que reponer ¡porque! mis hijas, los usaban y me los rompían, no vi los dedos de sus manos sobre los espejos de mi casa, todo está en silencio.

Mi casa está en silencio, mi casa esta vacía, los extraño tanto. Ellos nunca fueron rebeldes, siempre fueron buenos hijos y buenas hijas. Por eso nunca deje de ser madre para ser mujer.

Fueron muchas las noches y días que en silencio llore mi desdicha al vivir atada a un hombre que solo me humillaba, que me gritaba, que me amenazaba de matarme, de hecho lo intento varias veces.

Recordé que el amor de para mis hijos de llenaba de valor para respirar bajito, para que su padre nunca se molestara porque yo hacía ruido en su tiempo de sueño.

Me aferre a mis hijos, me dedique a prepararlos para que pudieran enfrentar todo lo que el mundo les tiene preparado. Les di de comer, los vestí, me asegure que ¡nunca! pasaran frio los protegí de las tormentosas las inclemencias de la vida, y del tiempo ¡nunca! Nadie, ni nada pudieron lastimarlos, yo siempre estuve ahí para cuidarlos.

Gracias a la existencia de ellos me sentí fuerte, me sentí la súper mamá, cuidar de mis hijos fue mi prioridad. Cuando me case me dijeron que debía dedicarme a mi hogar, a mi hombre, a mis hijos, lamentablemente mi hombre como le podría decir, es un ser indolente, que no le importe como mujer, solo fui para él una impertinencia de la vida… que solo le sirvió para engendrar a sus hijos, solo le serví para saciar sus excesos, solo le serví para mostrarle al mundo que según el tenia una familia.

Me humillo tanto, sin embargo al ver a mis hijos, reposando en sus camas sin que ellos vieran los abrazaba tiernamente, les dejaba un abrazo imaginario de una osa protectora, me prepare para intentar ser la mejor de las madres.

¡Saben! recuerdo que el nacimiento de cada uno de mis 5 hijos, fue hermoso disfrute tanto de mis nueve meses de gestación, al sentir sus cuerpos dentro de mi me daba tanta alegría saberlos tan míos.

Contemple cada movimiento de su paso por la vida, me llenaron de tanta alegría. Procure que ellos tuvieran todo lo que necesitaban, procure que las situaciones difíciles se alejaran de ellos, sentí tanta mi responsabilidad de ser madre.

Ahora estoy confundida:

¡Porque! sé que los prepare tanto para que enfrentaran el mundo que hoy vuelan y vuelan tanto que no detienen su vuelo por esta mujer que hoy confundida la espera y la extraña.

El día que me desprendí de ellos, les di la libertad para que realicen su propio destino. Los libere para que ellos sean quien siempre desearon ser. Los quiero llenos de ánimos de vivir, los quiero ver dichosos, de quien han logrado ser a pesar de enfrentar sus fracasos y sus logros. Los amo tanto, estoy tan orgullosa de ellos, pero hoy me sentí tan sola. Sé que están llenos de ilusión de vivir su propia vida y estoy feliz aunque sola.

 

Amiga:

Sabes no eres la primera mujer que después de entregarle su vida a sus hijos, hoy ellos ya están lejos de ella y aunque ella cree que ellos no la recuerdan, es todo lo contrario ellos están volando tanto y es gracias a ti que con tu sacrificio te preparaste para ser la mejor de las madres.

Por eso es que ellos ¡ahora! son tan independientes, tan seguros de ellos mismos, que no te han buscado en sus fracasos porque estoy segura que los han tenido se mantienen firmes llenos de energía siguen luchando por sus sueños, siguen luchando por lo que tu tanto les mostraste que es ser una persona responsable, llena de ilusiones y luchan por lo que los hace feliz.

El volar para ellos es tan fácil ¡porque! en ti tienen un ejemplo de no morir, sin luchar. Tú crees que ellos no vieron tu esfuerzo pero ellos siempre vieron tu dedicación por ellos. Quizás nunca lo dijeron porque el ser discretos fue algo que tu les enseñaste también.

Ellos te vieron renovarte… en cada una de tus etapas, te vieron en cada proceso de renovación y te vieron volar por ellos como siempre.

Hoy libérate del pasado renuévate, vive tu tiempo mujer, vive nuevas situaciones. Dedícate tiempo a ti, deja tiempo al tiempo para ellos ya con su hogar establecido sientan lo que es su tiempo de hijo con su madre. Ellos ahora están viviendo sus propias costumbres, están viviendo su tiempo de padres y madres.

No, se han olvidado de ti solo están viviendo un momento que tu ya viviste. Dales tiempo para volver y encontrar a esa mujer que ellos tanto admiran.

No le tengas miedo a vivir tu nueva etapa, tu nueva renovación como mujer, ya como madre ya cumpliste ahora a vivir como mujer libre del yugo que fue el estar junto a un hombre que nunca te valoro, pero que te dio 5 hijos maravillosos que pronto volverán a ti a contarte de sus éxitos.

Te contaran que ha superado todos los obstáculos gracias a ti. Gracias a tu entrega como madre. Siéntete orgullosa de que no viene a contarte sus fracasos no superado, sigo que siguen luchando por alcanzar sus metas eso dice mucho de lo que les enseñaste ahora es tu tiempo de vivir como mujer. Date un chance vive tu momento.

Gracias por compartir tu historia conmigo

Sandra Peláez

curandoelalma@hotmail.com

About Sandra Pelaez

Le puede interesar:

¡Si hay días como esos!

Hay días en los que nos preguntamos ¡porque! a nosotros y por él o ella …