Que ganas de reír, que ganas de llorar,

Que ganas de reír, que ganas de llorar,

Que ganas tengo de encontrarte al levantar mi Mirada, para entregarme al delirio de lo que significa el entregarme a la noche y despertar con un dulce suspiro del sol ¡pero! suspirando junto a ti, que ganas de llorar, que ganas de desgarrar mi garganta al pronunciar la tan anhelada palabra. ¡Te amo! Este día una vez más Me arrodillo frente al creador pidiéndole que alimente mi alma aun mas de su amor, que la luna que hoy está en toda libertad de iluminar… me acompañe toda esta noche ¡porque! hoy también tengo ganas de llorar… pero dándole gracias a la vida por sentirte tan cerca de mí. Suspiro y vuelvo a suspirar… pensando que a mi lado estas. Tú que Llegas y no pides permiso para apoderarte de mi alma, tú que solo llegas y me llenas de tu dulce amor, sigue despertando en mí, aun mas las ganas de vivir y de sentirme plenamente una mujer. Gracias al poder de tu amor ¡hoy! tengo el deseo de vivir y sentir. Aunque no viva en un castillo, me siento la más afortunadas de las princesas y retomo las ganas de reír y las ganas de sentir que la vida me ama y me da mucha felicidad.

Gracias por hacerme que tenga Ganas de reír y ganas de llorar pero de felicidad.

Sandra Peláez

8/12/2014

 

About Sandra Pelaez

Le puede interesar:

¡Si hay días como esos!

Hay días en los que nos preguntamos ¡porque! a nosotros y por él o ella …