Mi Onix

Mi Onix
Me encontraba cantando en aquella boda en la Catedral de Mazatlan, estabas entre los asistentes junto a mi padre. Tan pronto termino la Misa te acercaste pues sabías que yo saldría corriendo al aeropuerto, nos abrazamos sin imaginar que sería nuestro último abrazo físico en la tierra desde entonces quiero vivir cada instante intensamente con todo mi ser, quiero amar, expresar con gestos o palabras en lo posible lo que siento pues no podría saber si es la última oportunidad. Recuerdo que mientras tu cuerpo descendía en sepultura exclamé fuertemente a Dios mi gratitud por tu vida, por lo que me dejaste con tu sencillez, tu honestidad, la alegría de servir que te caracterizó sin jactancias más que buscando el bien para los demás.
Te amo y te llevo en mi, eres mi tesoro, mi Onix de Dios.

d, 321

About Sandra Pelaez

Le puede interesar:

Metas a corto plazo para este 2018.

Psic. Arturo Miramontes