¡Tú! mirada no es la misma.

¡Tú! mirada no es la misma.

¡Tú! Mirada ya no irradia amor, tu mirada refleja mucha tristeza, quiero imaginar que pronto saldrá todo ese dolor de tu alma, al perderla para siempre. Sé que te duele el corazón, pero pesa más el deseo de venganza que el amor que un día juraste sentir por ella.

Imploraste de rodillas por el amor que dejaste ir al fingir tanto, tu sonrisa ya no es la misma hasta parece que te tiembla la mejilla al fingir una sonrisa, frente a las que hoy coquetean y se imaginan ese paraíso que les pintas.

Eres un actor sin teatro, pero actor al final del día.

Viajas como un alma perdida.  Te llevaron a la escuela, Aprendiste la lección,  hoy se te olvida quien fue la maestra,  te juras y perjuras que la olvidaras,  se que lo harás,  no me lo tomes a mal ¡porque! Te diré la verdad tú no sabes amar.  Te confundes entre tantos brazos, entre tantos besos, quieres en cada una de ellas encontrar a tu mujer perfecta. Quizás como dijiste ella era la que tanto esperabas, pero la alejaste de ti. Quizás te hubiera entregado su ser pero no supiste ver lo que ella sufría en su interior, nunca supiste comprender que su corazón se desangraba, de tanto dolor.

Hoy juras que la olvidaras.

Sé que valor te sobra para olvidarla, ella solo fue un capricho que no se te cumplió de la forma que lo quisiste.  Un millón de veces o más le dijiste te amo. Y la volviste a lastimar, un millón de veces juraste ¡nunca! mas lastimarla, ni ofenderla y al cabo de unos minutos lo volviste hacer. La humillaste a más no poder, la confundiste a al límite de lo que podía soportar hasta hacerla intentar dejarse olvidar por la vida. Con su dolor y su confusión.  Tus palabras le dolieron y mucho porque confiaba en ti. Y tú qué hiciste lastimarla cada día, mas y mas.

Sé que muchas veces dudaste y volviste a dudar nunca entendiste su sufrir, menos podías ver el reflejo que un día hubo en sus ojos que se pudo convertir en un verdadero amor.

¡Pero! tú con tu forma de mentir la alejaste por completo de tu vida. Ahora olvídala y déjala ser feliz, ella merece ser feliz tu ya eres muy feliz eso según dice tu sonrisa y tus frases compartidas.

Sé que nunca la borraras de tu corazón ¡porque! ella fue la única que a pesar de tus años  te dio tanta luz, esa luz que por el egoísmo humano se había apago en ti.

Las noches de lluvia que vivías al pensar en ella se convirtieron en un sueño hecho realidad. Pero le desgarraste el corazón por eso y solo por eso ella se fue de tu vida. Sin darse cuenta si en realidad la amabas.

Te quedaste con algunos besos que le robaste y quizás ella se fue con algunos besos en su piel de tu momento de entrega. Pero ya se fue,  fuiste tú solamente tu quien la dejo ir, la tuviste y la lastimaste, quizás más de lo que la vida ya la había lastimado.

¡Hoy! se te desangra el alma del dolor, y ese dolor se convierte en ira, se convierte en despecho, en insultos hasta en burla contra ella.  Entre más daño le haces solo demuestras lo grande que ella fue para ti.

Olvídala como dices. Ya tienes más damas  en tu vida que mas da ella que ya no es parte de tu vida.

No, te hagas más daño lastimándola como lo haces. No, vale la pena ella ya retomo el mando de su vida y está luchando por seguir de frente a la vida. Ya, dio sus primeros pasos sin ti, ella sabe que puede hasta volar. Esta gateando quizás, pero va empezando a caminar sin depender de nadie.

¡Recuerdas! Ella te dijo que muchas personas antes que tu le cortaron las alas, Sabes gracias a muchas personas que han creído en ella y que han sabido ver en ella, lo que tú nunca quisiste ver ni como ser humano, volvió a encontrar sus alas ¡están! rotas, pero son sus  alas y ella volara despacio, bajito como quieras pero volara, secara sus lagrimas y retomara su camino.

Vive como dices feliz, con quien te da una nueva entrega, nunca serás con nadie lo que fuiste con ella, lo sabemos muy bien, pero tú fuiste y nadie más que tú quien hizo que ella te viera tal cual eres y no le gusto.

Ella hoy se refugia en un amor, limpio sin llevar a cuestas el dolor ajeno, ella ahora por amor a ella misma antes que a nadie más pinta sus alas, como la más hermosa mariposa.

Sé que la vez y vez que está retomando sus colores y es gracias al amor que ella misma se tiene, no le ha sido fácil pero gracias al amor y a su autoestima, hoy se entrega a una oportunidad de calmar su sed, con esos labios que hoy la esperan sin hacerla sufrir.

Fuiste y ya la perdiste ahora se feliz, sigue tu vida… si un día la vuelves a ver, no te lastimes mas maldiciéndola, ni nada que se parezca, si la amaste un día. Acepta que sea feliz.  Acepta que ella por primera vez reciba esos versos de amor, viendo la luna sin ofender a nadie y sin que nadie la ofenda ni con el pensamiento.

Si la amaste déjala soñar, déjala que bese el dulce sabor de un aire sin la presencia del reproche, déjala que viva al igual que tu hoy vives. No, estés triste, no le guardes rencor no fue su culpa. Que nunca pudiste ver su esencia. ¡Ahora! Si sientes nostalgia por ella, solo recuerda que gracias a ella despertaste a tus sueños y volviste a vivir y sentirte un hombre nuevo capaz de nunca renunciar a tus sueños.

Hoy, imaginariamente toca sus manos y dile adiós sin lastimarla más. Mira a tu alrededor hay muchas nuevas pieles que quieren pasar el rato, en la piel de ella tu apagaste tu ilusión. La seguirás queriendo eso lo sabemos muy bien.  Ella se convirtió en una obsesión y no en un amor.

Hoy tus días se llenan de mariposas dispuestas a saciar su sed por ratos en tu jardín y tus eres amante de eso. Entonces vívelo. Se feliz. Pero no la lastimes mas, ella ya se ha desangrado mucho la vida le ha cobrado hasta las que aun no ha hecho. Déjala que cure completamente sus heridas y que esas cicatrices no duelan más.

Si la amaste algún día déjala ser feliz. Vive tus recuerdos sin dolor, sécate esas lagrimas y se feliz. Fue grande pero ya la dejaste ir no desangres mas tu corazón y menos el de ella.  Toma conciencia y deja descansar tu corazón.

Ya sabes si gustas seguimos charlando será un placer.

Sandra Peláez

Curandoelalma@hotmail.com

 

 

About Sandra Pelaez

Le puede interesar:

¡Si hay días como esos!

Hay días en los que nos preguntamos ¡porque! a nosotros y por él o ella …