Nueva era en delitos digitales

De acuerdo con el más reciente reporte de cibercrimen de Norton, hay más de 1.5 millones de víctimas de cibercrimen al día a nivel mundial, y las pérdidas por este tipo de delitos alcanzan un promedio de casi 300 millones de dólares.

Es por esta razón que los celulares, tabletas y computadoras se han vuelto en un elemento primordial en la investigación de delitos informáticos, pues la información contenida en estos dispositivos podría contribuir a su resolución.En México existen 97.6 millones de celulares, lo que significa que 86.9 de cada 100 habitantes cuentan con un teléfono celular según datos de la Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel).

«Un teléfono celular nos puede llegar a dar elementos que difícilmente se podrían obtener de una persona, desde cuestiones como con quién está hablando, direcciones, agenda; información que permite posicionarse en el espacio-tiempo, es una mina de oro cuando se está en una investigación sea del tipo que sea», explicó Andrés Velázquez, presidente y fundador de Mattica, primer laboratorio de delitos informáticos de América Latina.

Y ejemplificó que los homicidas toman fotografías de sus víctimas; los defraudadores intercambian mensajes para lograr su cometido; es por eso que «estas cajitas negras se convierten en un punto de evidencia muy importante y que en México son aceptados los mensajes de datos como prueba».

Sin embargo, a pesar de la importancia que puede tener este tipo de pruebas, a finales del año pasado, la Suprema Corte de Justicia de México restringió el cateo a celulares al resolver la contradicción de tesis 194/2012, en la que resolvió que los policías y agentes del Ministerio Público que quieran acceder a los archivos almacenados en los teléfonos celulares incautados a sospechosos de un delito deben solicitar una autorización adicional.

«Es cierto que los dispositivos móviles guardan información personal o privada; pero tener que pedir una orden de cateo adicional, únicamente para un teléfono o una tableta, puede llevar a perder pruebas importantes para las investigaciones digitales.

«Al realizar una investigación en el terreno de lo digital, necesitamos contar con todos los elementos que puedan darnos un indicio, sean computadoras, USB, discos duros o celulares, por lo que facilitar legalmente el acceso a estos dispositivos durante una investigación podría ser muy bueno en términos de tiempos y evitar la pérdida de posibles pruebas», indicó Velázquez.

Además, dijo que este tipo de pruebas sí han ayudado a resolver casos de fraude y secuestros pues los dispositivos han vinculado o generado una presunción que llevaron a analizar los datos y llegar al fondo de estos casos hasta su resolución.

En México, el número mayor de delitos informáticos es el robo de secreto industrial, propiedad intelectual o derechos de autor, es decir, personas que copian de una computadora la información, teniendo o no acceso.

«Se da más dentro de una organización o empresa donde el empleado conecta una memoria USB y copia archivos y se los lleva a su casa. Es algo tan común, que se está dando mucho en México y a nivel mundial», detalló Andrés Velázquez.

Y explicó que a nivel mundial las tendencias en delitos informáticos han aumentado debido a que cada vez hay más acceso a dispositivos tecnológicos como celulares, tabletas, computadoras.

«A nivel gubernamental están haciendo que hagamos uso de las tecnologías para pagar impuestos, bancarizarnos y todo eso nos está llevando a un punto que es mucho más fácil o más cómodo; pero que tiene ciertos riesgos igual que en la vida real, también en la red hay personas que quieren obtener una ventaja de ello».

Delitos informáticos

Según el último reporte de cibercrimen de Norton, más de 14.8 millones de personas en México fueron víctimas de delitos informáticos durante el 2012, registrándose pérdidas financieras directas por más de dos mil millones de dólares.

Cifras de Kapersky Lab indican que 48 por ciento de las compañías a nivel mundial tienen insuficiente protección en sus equipos contra el robo de propiedad intelectual y otros ilícitos.

La conectividad cada vez mayor de los usuarios a internet no solo ha traído consigo numerosos beneficios, sino que además ha abierto la puerta a riesgos que antes parecían confinados al mundo de las computadoras. No obstante esta evolución en los delitos informáticos, las computadoras siguen siendo las principales herramientas y los objetivos de los criminales que buscan desde cometer un fraude de robo de identidad, hasta infectar equipos para sustraer información.

Andrés Velázquez dijo que hoy es posible hacer investigaciones digitales sobre este tipo de delitos, con el fin de determinar tanto quiénes son los responsables y llevarlos ante la justicia, como determinar cuáles son los puntos débiles que una organización debe fortalecer.

«Hoy contamos con herramientas especializadas que nos han permitido cambiar toda la mecánica que teníamos para clasificar la información que se contiene en el disco duro de una computadora, y así poder llegar a extraer y recuperar la información necesaria», dijo Velázquez.

La obtención de datos de una PC permite descubrir incluso los elementos que no van dejando rastro, como datos almacenados en la nube, mediante servidores como Skydrive o Dropbox, lo que permite no solo investigar una máquina, también a las personas detrás del delito.

About Paginas y Servicios

Visita www.paginasyservicios.com

Le puede interesar:

PlayStation lanza servicio de TV por internet

Si creía que el anuncio de Apple sobre su próxima incursión en la televisión en …