!Hoy te entregue!

¡Hoy te entregue!
Vine de tierras lejanas en busca de un porvenir, en busca de una oportunidad, llegue a tu tierra y me sentí feliz de alcanzar una de mis metas personales, me deje envolver en tus calles, me deje envolver en el ir y venir de la cultura multicultural, que se vive en tus suelos, me deje invadir en el respeto, admiración que me trasmite tu bandera, tu himno, tu gente y pensé quedarme en tu suelo temporalmente.
Sin embargo con el paso del tiempo… decidí echar raíces sobre tu suelo bendecido por los dioses universales, borre los muros territoriales, que existían para convertirte en parte de mi vida y demostrarte que soy una persona de la cual algún día te sentirás orgulloso de haber adoptado.
Con el paso del tiempo encontré que eras más que un pedazo de tierra bendecida, me di cuenta que podía encontrar la oportunidad de mi vida, trabajando honestamente, sin tener que renunciar a mi costumbres, ni mi idioma, menos a mis ideales.
Sin pensarlo más sembré sobre tu suelo el amor a mi familia, el amor a mis amigos, el amor a mi país del cual estoy muy orgullosa de representar en esta tierra, sembré el amor a mi comunidad, rocié las flores de las oportunidades sin mirar color, ni raza, ni genero alguno.
Perdí la razón entre los pensamientos positivos para contribuir con mi trabajo, mi comportamiento y aportar económicamente en la superación de una nación que se conforma de una masa universal.
Dibuje sobre el cuaderno de la vida una familia. Procure ser un ejemplo para ellos, los aleje de las malas juntas, he inculque el amor a esta tierra sin distinguir de la variedad de sus orígenes. Ellos aprendieron a amarte de igual manera que yo lo hago.
Al pasar el tiempo mis hijos crecieron amándote tanto que hoy han formado sus propias decisiones y procuran demostrarte su amor y su agradecimiento, te cuento uno es padre de familia orgullo de ser quien es y de donde viene, el otro hoy se entrego a tus líneas de apoyo, para representarte con su frente en alto ante la adversidad que te corresponda responder, el otro persigue sus sueños para convertirse en alguien importante para que te sientas orgullo, de él.
Sin reproche alguno te digo… hoy me siento como madre muy adolorida, muy desolada, muy desconsolada por la partida temporal de uno de mis hijos, hijo al cual le di vida, sin imponerle mis ideales, quien ahora se enfila en tus líneas de los marines para hacerse tu digno representante.
Hoy te lo entrego bello país y aunque como madre lo resiento, como ciudadana te lo entrego para que por medio de tus representantes lo guíes, lo respetes, lo ames tanto como él te ama.
Hoy te entrego parte de mi vida, parte de mí y le pido a dios pronto me lo traigas a casa con vida, le pido a dios por todos los que ahora gritan al viento lo que eres para ellos.
Hoy te entrego parte de mis sueños aperchados sobre los hombros de mi hijo, quien decidió dejarte saber que te ama, decidió dejarte saber que te respeta y que quiere servirte de la mejor manera.
Hoy te entrego no una vida te entrego la vida de muchos representada en sus manos que quieren levantar el fusil en tu defensa.
Espero que su esfuerzo como el de muchos más no tenga precio sobre su vida, como dicen muchos al respecto. Confió que harás de él un hombre orgulloso de tus ideales.
Hoy me uno al resto, me uno al llanto de tantas madres, tantos padre, tantos hijos, tantos amigos que al igual que yo confundidos entre el dolor y el orgullo extrañan a sus seres queridos, esos seres que hoy por la madruga escucharon tan solo un script. Que no les permite, ni siquiera sacar de sus almas sus verdaderos sentimientos, pero que con el mismo llenan su espíritu para mantenerse firmes ante cualquier adversidad, hoy cuando se les levanto y se les dieron órdenes de correr, de sacar el sudor del coraje y la valentía, no solo se le dieron órdenes de marcar el paso sino también de marcar parte de su destino… y escribo de los que hoy apenas están en entrenamiento.
Porque no quiero entrar en detalle de los que ya están en batalla. ¡En batallas! Que ni son las de ellos pero que por alguna razón están en ella las misma que el dolor no me permite ver porque mi hijo también está en una de esas… el orgullo engrandece mi corazón pensando que lo veré regresar vestido con el color de los máximos honores… porque mi corazón de madre, no podría resistir recibirlo de otra manera.
¡Hoy! me uno a todos ustedes, que tienen hijos en las filas militares de este país y me uno a sus oraciones también, porque hoy si siento en carne propia lo que significa tener a un hijo defendiendo este país.
¡Quizás! mis letras hoy no tengan coherencia alguna y créanme que mi vida tampoco la tiene porque el dolor que invade mi corazón al ver partir a mi hijo como le dije algún día en busca de una batalla que ni es la suya perdí no solo el sentido de la palabra cordura sino también quiero perder la conciencia del tiempo y solo quiero verlo de nuevo frente a mi puerta diciéndome que está bien.
Quizás hoy mis letras no les den ánimos, como en días pasados lo ha hecho, y les pido perdón pero hoy solo quiero escribir y sacara de mi alma del dolor, que me provoca esta etapa de mi vida, porque mi hijo sigue siendo, mi hijito y usted que es madre o padre me comprenderá.
No puedo negar que soy quizás para algunos una tonta… porque no acepto la separación temporal y les pido perdón porque tales estén en lo correcto, pero como le dices a una madre que no llore la ausencia de uno de sus hijos, aunque me siento dichosa porque sé que el regresara y será para orgullo de su patria, su familia, sus amigos.
Pero hoy solo los pido perdón por sacar de mi alma parte de lo que siento al entregarle a mi hijo a este país al que agradezco, respeto y admiro mucho.
Esperando que los gobernantes tengan la lucidez necesaria para proteger a estos héroes que nos defienden a puño limpio.
Esperando el pronto regreso a casa de mi hijo al igual que todos los soldados que sirven este país.

About Sandra Pelaez

Le puede interesar:

¡Si hay días como esos!

Hay días en los que nos preguntamos ¡porque! a nosotros y por él o ella …