Hasta en la más crueles tormentas de la vida

Hasta en la más crueles tormentas de la vida ¡siempre! hay un aliciente, maravilloso… el reposo hasta imaginario, La tormenta interna es la que más afecta tu mente y tu cuerpo, una nube gris en el alma es como el derrumbe emocional de tu vida, los rayos son como la reacción ante lo imprevisto y lo desconocido, un mar enfurecido es como la marea de tus pensamientos confusos, así me sentía hoy. Pero me vestí de blanco, me agregue mis alas y estoy confiada en la vida que es sabia y sabe cuidar de mi cuerpo terrenal y nuestro creador siempre cuida de mi espíritu. Quiero escribir, cosas lindas, pero salen gritos de mi alma, desesperados por encontrarle sentido al sentido del amor. ¡No! reclamo solo acepto y vivo intensamente la dicha de ser amada y de amar mi destino está sobre la mesa y la mesa ¡aunque! con tres esquinas, siempre mesa al fin, amar es un delirante estado de mi vida, siempre tres, pero ¡siempre yo! al navegar en el mundo, en el mundo de mis tres es complicado, y la vez interesante, ¡porque! vivo, lloro, comprendo, en cuestión de instantes, quiero, saber, entender, comprender y puedo hacerlo siempre con el numero tres en mi vida.

Vivo en el cielo, mar, la tierra, siento el fuego, el agua, el aire, comprendo, la vida, el mundo, la gente.

En este momento sentada frente a un abismo, frente al mar, frente al destino te sigo recordando de la mejor manera y sé que ¡aunque! pasen los días, los años siempre te voy a tener en mi mente, porque en mi alma ¡aunque todo está en paz y saldado, haciendo las paces con mi propia luz te envió la mejor de las energías y sin miedo me pongo frente a la nueva oportunidad que me da la vida.

Cruzo sin sufrimiento esto que hoy llega a mi vida y que el destino tenía para mí. Gracias vida mía, gracias por siempre darme tu amor.

¡Ya! no sufro solo gozo mi vida, aunque alguien me provoque solo bailo y sigo bailando sin remordimientos. Deslúmbrame vida, ya deje de llorar y aunque fuera este el final de mi vida deslúmbrame vida porque ya conocí el amor y ahora si puedo decirte vida que viví y seguiré viviendo ¡aunque! el suspiro deje de llegar a mi cuerpo, sigo creciendo y crezco cada momento aunque mi cuerpo hoy inerte este siempre viviré.

Sandra Peláez

curandoelalma@hotmail.com

8/28/2014

About Sandra Pelaez

Le puede interesar:

¡Si hay días como esos!

Hay días en los que nos preguntamos ¡porque! a nosotros y por él o ella …