El papa Francisco concluyó su visita a Auschwitz y Birkenau

El pontífice argentino atravesó completamente solo la entrada bajo la inscripción en hierro forjado «Arbeit macht frei» (El trabajo os hace libres) y comenzó así su recorrido silencioso entre los barracones.

Después, en un coche eléctrico, el papa continuó su camino y se detuvo frente al patio donde se llamaba a los condenados a muerte y donde el sacerdote polaco Maximiliano Kolbe ofreció su vida a cambio de la de un padre de familia que iba a ser asesinado.

Francisco permaneció ahí sentado con los ojos cerrados y en profundo recogimiento durante algunos minutos y, acto seguido, besó y acarició uno de los postes de madera que servían para las ejecuciones.

Después se trasladó al bloque 11, donde se encontraban las celdas subterráneas donde se encerraban a los condenados a muerte y sed y donde saludó a diez supervivientes.

Tras esto, encendió una lámpara de aceite frente al muro en el que eran ejecutadas muchas de las personas que llegaban al campo durante aquellos años de la Segunda Guerra Mundial (1939-1945).

Posteriormente accedió al edificio de ladrillo del bloque 11 de Auschwitz que alberga la celda subterránea en la que Kolbe murió de inanición.

Francisco permaneció en este lugar solo, rezando durante aproximadamente diez minutos, en medio de una leve penumbra, sentado en una silla, cabizbajo y con la puerta enrejada abierta a sus espaldas.

Después se trasladó hasta el campo de Birkenau, el «Auschwitz 2», construido a unos tres kilómetros de distancia para que Adolf Hitler llevase a cabo la llamada «solución final» con la que pretendía exterminar a todos los judíos.

Llegó en el coche eléctrico que viajaba paralelo a las vías del tren con el que los deportados llegaban a este campo.

About Paginas y Servicios

Visita www.paginasyservicios.com

Le puede interesar:

Claudia Sheinbaum

Claudia Sheinbaum La precandidata a la jefatura de la Gobernación por el Movimiento Regeneración Nacional, …