*Ecos del Mar en Besos de Amor* (Dueto)

Ella: En el eco de un beso silencioso pude sentir tu escencia, mi corazón triste y olvidado no quiso percatarse de tu presencia. Pero el elixir de tus labios enveneno mi alma y el candor de tus besos encendió mis emociones apagadas dando paso al reencuentro de esas sensaciones olvidadas.

Él: Brebaje de dulzor bebida desde la comisura de tus labios, aquellos que cautivan en sublime sentir desahogando aquel grito del alma que ansiaba amar y al despertar sentir lo que silente clamaba. Envenenados los dos en cálidas caricias suaves que energizan las mutuas ansiedades.

Ella: Enajenada el amor en mí corazón vivía, un simple roce de tu piel mi pasión encendía, en aquel dulce beso de tu boca no hicieron falta las palabras. Con cada caricia en mi piel conquistabas, fuiste encendiendo la llama apagada para abrir una esperanza en mi alma callada.

Él: Bella aquella locura que nubla la razón y que vibra en el agua de tus ojos entre el resuellos de aquellos besos de amor en pasión. Abrazados con las sensaciones que navegan en un mar turbulento de deseos en el amor que embelesa mil dichas desnudas entregadas en un beso.

Ella: Insania que despertó en un corazón inocente deseoso de amar. Me entregaste en un beso el mar de pasión, despertaste mis emociones dormidas incitándome a desnudar mi alma en tu barca del amor. Me diste la dicha de encender mi gozo sin usar la lujuria, simple obsequio de tú querer.

Él: En tu inocencia he desplegado aquel velamen de tus anhelos que navegaran entre suspiros en aquellos deseos y anhelos de buen querer. Despierto los sentidos tomados de la mano entre las aguas de aquel mar del amor al navegar por el sin temor, en un navío de más que cálida pasión.

Escrito por Korine Mesino de México y Hugo Javier Quilodrán (Héctor Duran) de Chile.

*Ecos del Mar en Besos de Amor, Imagen tomada de Web Internet *

10917459_1540127656239148_1940618174_n

About Sandra Pelaez

Le puede interesar:

*Cálidas Letras *

«Eres la concubina de la apofonía de mis emociones escritas entre cada verso que anhela …