A Obamacare le va mejor… ¿pero y los latinos?

Este jueves, la Casa Blanca dio a conocer un optimista informe sobre el ritmo de registración en los planes de salud que proporciona Obamacare, estado por estado. También informó sobre el coste – o las pérdidas – que ocasionaría la cancelación de la Ley de Atención Médica de Bajo Costo.

Estado por estado, la lista enumera los beneficios ya prestados y los que están por venir, el dinero que se ahorró, el alivio que la ley ha causado y lo malo que sería anularla:

«141,000 personas en Alabama recibieron atención preventiva gratuita en 2011 y 2012 gracias a la ley; 1.2 millones de personas en Kansas que tenían enfermedades antes de registrarse no tienen por qué preocuparse que no se les va a negar atención médica, y más de 13,000 personas en Montana recibieron descuentos de sus empresas de cobertura médica gracias a las nuevas reglas de Obamacare», explica el informe un análisis de Talking Points Memo.

Los números en el estado más poblado, California, son más impresionantes: más de 8 millones cuyo seguro privado ahora ofrece servicios gratuitos de medicina preventiva, 16 millones con enfermedades previas que pueden anotarse sin temor de pagar precios más altos por su historial…

¿QUÉ PIENSAS? SI TIENES ALGO QUE DECIR, HAZ CLICK AQUÍ: NOS INTERESA TU COMENTARIO
Pero de todos los grupos, los latinos parecen estar relativamente ausentes en esta letanía de beneficios y ganancias.

No es solamente por los atrasos en la puesta en marcha de CuidadoDeSalud.gov, la versión en español del sitio principal Healthcare.gov, que fue de más de un mes,como indica FoxNews.

Es que el ritmo de registro entre los latinos es más bajo que entre otros grupos.

¿Qué muestra eso? Se trata de, quizás, uno de los grupos que más necesitan, qué más se pueden beneficiar por la nueva ley, y en donde la proporción de gente sin seguro médico alguno es mayor. Esta lógica dice que debería ser, quizás, el sector más interesado, más activo, más entusiasta.

Pero hay otra lógica que lo niega.

El plazo para tener seguro a partir del primer día de la implementación de los nuevos planes – el 1 de enero de 2014, vence el próximo 23 de diciembre.

«…si usted quiere tener una cobertura médica que sea activada el mismo primero de enero, tiene que haberse inscrito y haber pagado su primera póliza (mensualidad), antes del 23 de diciembre», explica El Diario/ La Prensa.

Y a los problemas del sitio en inglés, la ausencia del sitio en español, las dificultades tecnológicas que tienen muchos en su acceso a computadoras y el internet, se agregan otros.

Falta de información en español es crucial. Si la hubiese, si se hubiesen promovido los beneficios para los hispanos en todos los medios de la comunidad, si se hubiese disipado la desconfianza acrecentada por la propaganda política contra Obamacare mediante la difusión, podría ser diferente.

Para ello se hubiera necesitado un esfuerzo conjunto del gobierno federal, el municipal, el estatal, las organizaciones proinmigrantes, las iglesias, los medios de comunicación en español, un esfuerzo incesante. Lo hay, pero insuficiente.

Y si bien en 14 estados la situación es mucho mejor porque son los gobiernos estatales mismos quienes se encargan de todo el proceso, en 36 – especialmente en aquellos cuyos gobernadores son republicanos y se oponen en todo a Obamacare – los problemas son aún mayores.

En octubre y noviembre, 109,000 personas se registraron a Obamacare, de ellos 4,500 hispanos: menos del 5 por ciento. Si se duplica la cantidad teniendo en cuenta que la mitad de los latinos prefiere expresarse en inglés, es aún menos del 10 por ciento, muy por debajo del 37.5 por ciento, la proporción de latinos en la población californiana: unos 15 millones de residentes. Y aunque la cantidad de quienes se registran al sitio creció hasta 15,000 por día a fines de diciembre, el porcentaje de hispanos es aún muy bajo.

César Gómez, un activista de los DREAMers – los jóvenes indocumentados que luchan por su legalización – relacionó la relativa indiferencia de los hispanos al fracaso, por ahora, de la reforma migratoria. «Es inevitable establecer una relación entre las promesas fallidas del presidente de sacar adelante una reforma a la ley de inmigración y los bajos resultados de la inscripción de hispanos en el Obamacare», dijo a EFE. «Puede ser en parte resentimiento, pero he escuchado a muchos jóvenes latinos decir que no le tienen confianza a la ley de salud del presidente», agregó.

Expertos confirman la suposición de Gómez, pero al resentimiento agregan temor: que al entregar su información personal, los latinos que son indocumentados se pongan en riesgo de ser detectados, aprehendidos y deportados a sus países de origen, según Reuters.

No les falta razones para el temor: pese a que la administración de Obama propone una reforma migratoria integral y que aplazó la deportación de los jóvenes DREAMers, ha quebrado los récords de deportaciones casi cada año, con 413,000 en el último.

Es un problema crucial para el éxito o el fracaso de Obamacare: los hispanos son, nuevamente, quizás el grupo más necesitado y potencialmente más beneficiado con la nueva ley. Se calcula en más de 10 millones aquellos latinos que se pondrían al amparo de la ampliación de programas de Medicaid para los pobres o de las nuevas plataformas de cuidado de salud.

Más aún, «los latinos son más jóvenes que el total de la población… y si entran en grandes números… podrían balancear los crecientes costos de cobertura médica para ancianos y enfermos», explica Reuters.

 

About Paginas y Servicios

Visita www.paginasyservicios.com

Le puede interesar:

Israel Alvarez Landa – Zumba Instructor Chicago #ZinLife #ZinNow

Quien es Israel Alvarez Landa? -Israel es un ser extra-ordinario que vive y radica feliz …