Un Júpiter caliente resulta ser celeste


Científicos británicos determinaron por primera vez el color de un planeta del sistema galáctico no solar que resultó ser celeste. Esto plantea un nuevo interrogante relacionado con estos planetas de clase especial, los gigantes gasíferos denominadosJúpiter caliente. Y, ¿por qué calientes?, porque giran muy cerca de las estrellas.

El planeta conocido con el número HD 189733 b fue descubierto en 2005 y pertenece a un astro situado a sesenta y tres años luz del Sol. Debido a su proximidad con dicho astro, el año allí dura tan solo dos días. La situación es un infierno pues, en la parte iluminada, la temperatura llega a los mil grados. Es muy probable que se den huracanes y que halla lluvias vidriosas de pequeñas gotas formadas por aleaciones de silicio y silicatos, de los que están cargadas las nubes. La presencia de los silicatos fue lo que determinó el matiz del planeta mismo, admiten los británicos.

Pero, ¿cómo explican que sea celeste? Los científicos realizaron un análisis espectral de la radiación del astro, cuando el planeta se ocultaba detrás de él. La intensidad de las partes verde y roja se mantuvo invariable, mientras que la azul disminuyó. Este método es conocido por los astrónomos, señala Alexánder Rodin, del Instituto de Investigaciones Espaciales de la Academia Nacional de Ciencias:

—Se trata de uno de los métodos más eficaces, justo cuando el planeta tapa la luz del astro y el observador ve el espectro tanto de la estrella como del planeta. Y cuando el planeta pasa detrás del astro ve solo el espectro de la estrella. Así, con la ayuda de mediciones exactas es posible valorar burdamente el espectro del planeta mismo.

La débil radiación que emite el planeta no solar es muy difícil de separar del astro mismo. Ellos se funden a una gran distancia, razón por la cual es difícil determinar de qué color es el planeta. A medida que este método vaya perfeccionándose, no se descarta que sean encontrados planetas no solares con otros matices. Por ejemplo, el verde no indicaría obligatoriamente la existencia de biósfera, explicaba Vladímir Surdin, docente en la Facultad de Física de la Universidad Lomonósov:

—Es poco probable que la vida en otros planetas se haya desarrollado igual que en la Tierra. Ni siquiera en la Tierra son verdes todas las plantas. Pienso que el descubrimiento de un planeta verde no significa que allí haya vida y que las hojas verdes en los árboles sean similares a los nuestros. Se requiere de una investigación más meticulosa sobre la existencia de agua, de oxígeno y quizás de metano, como para hablar de vida.

 Los astrónomos pensaban que es necesario juzgar la habitabilidad de los planetas no tanto por su color general, sino por la línea verde de su espectro. Se consideraba que dicha línea está vinculada a la presencia de oxígeno libre en la atmósfera, lo cual es la mejor prueba de que hay fotosíntesis y vida. Sin embargo, la línea también fue encontrada más tarde en el espectro de la inhóspita Venus.

Previous Snowden y su relación con los JJOO de Sochi
Next Venden el apartamento más caro de Moscú

Compartir este contenido o comentar