Ritos curiosos


En toda relación de pareja llega el momento de dar un paso adelante y formalizar la relación de forma legal y ante tu familia y conocidos. Pero por desgracia bien sea por los impedimentos sociales o económicos, se producen cada año menos matrimonios y más divorcios, llegando a unas cifras tan elevadas como de un 120% más de estos últimos en tan sólo una década en países como México. Pero a pesar de todo esto no quita que en el mundo aún se produzcan los rituales más extraños que tenemos el gusto de ofrecerles. A más de uno se le ocurrirán nuevas y originales ideas.

1. Bodas con perros y árboles

En algunas regiones de la India se siguen creyendo en supercherías relacionadas con las maldiciones que habitan dentro de algunas mujeres. Para lograr que estas salgan se suele seguir un rito mediante el cual la joven contrae matrimonio con un perro, para que el propio demonio salte al animal, o a un árbol, que tras la boda será completamente destruido para evitar que el mal se siga propagando. Una vez esto sucede, ya tienen permiso para poder casarse con la persona que han elegido sin miedo a que nada agüe la fiesta. En muchos países no importa el rito que sigas, siempre que lo formalicen civilmente, por lo que cualquiera de la lista te podría valer.

2. Azotar con pescados las plantas de los pies

Las pruebas de virilidad a veces siguen pautas muy extrañas en algunos rincones del mundo, pero en el caso de Corea del Sur merece una mención especial. En concreto al finalizar la boda, ya que se exige que el novio reciba una serie de golpes en las plantas de los pies con pescados mientras se le formulan una serie de preguntas para garantizar que está aguantando estoicamente el castigo. Desde luego hay que tener muchas ganas de casarse para que esto llegue a buen puerto, porque de entrada por culpa de esto muchos hombres se lo pensarían.

3. Tres días sin ir al baño

Aunque suene extraño, en la ciudad de Tidong, en Borneo, para garantizar que no se expulsa la fertilidad del cuerpo, ambos miembros de la pareja tienen que pasar 3 días después de la celebración sin ir ni una sola vez al cuarto de baño a hacer sus necesidades. Para garantizar que esto es así pasan ese tiempo completamente vigilados y reciben una comida muy escasa para facilitar que puedan aguantar el tiempo necesario. Por supuesto que una vez se termine el tiempo pueden volver de nuevo con sus propias rutinas. Algunas costumbres implican hasta a los abuelos de las familias.

4. Compartir tu mujer con tus hermanos y abuelo

Aunque los casos de matrimonios múltiples más conocidos sean entre un hombre y varias mujeres, en algunas regiones se produce todo lo contrario, siendo una esposa la que comparte a varios esposos. Nos referimos a la cultura del Himalaya, donde las esposas se comparten entre los hermanos, siendo el abuelo de estos el que tiene que yacer por primera vez con la elegida. Si por algún casual se diera el caso de que este hubiese fallecido, su papel lo encarnará el padre de los afortunados. Al parecer esta costumbre tiene sus orígenes en la creencia de que hay que controlar el número de personas. En el caso de África es la abuela la que aconseja a la pareja sobre el propio acto marital.

5. Cazadores de doncellas

En Bután existe una tradición que permite a los hombres penetrar en las casas de las mujeres solteras para tratar de conocer y concertar una cita con las elegidas. Si son descubiertos en el camino, son obligados a desalojar la vivienda, aunque sin que se pueda emplear la violencia para ello. Por supuesto que los que pueden permitírselo prefieren optar por una defensa más segura a base de perros agresivos y vallas altas disuasorias. Pero si por un casual la joven quedase en estado, el afortunado podrá casarse con ella para poder criar su familia unidos. ¿Crees que no eres atractiva por estar más subida de peso? Puede que te hubieses equivocado de lugar al nacer.

6. Ellos las prefieren gordas

En una región de Mauritania siempre se buscan mujeres con un peso elevado, ya que esto simboliza que tienen mayor fertilidad. Aunque no es algo saludable, tanto o peor que los pesos pluma de otras regiones, para ellos resulta enormemente atractivo. Por ello a algunas niñas se les envían a unas zonas especiales donde son sobrealimentadas hasta que alcanzan un peso considerable con el que poder seducir a un buen marido. Queda claro que allí la operación bikini no se sigue igual que en el resto del mundo.

7. Llorar antes de casarte

Como si se tratara de uno de los peores ratos de tu vida, en China las mujeres que quieran seguir la tradición deberán llorar durante al menos una hora al día durante el mes previo al enlace. Para hacerle compañía, tras los primeros diez días le seguirá al llanto la madre de la joven y finalmente a los veinte días de comenzar, la abuela. Por último cuando se celebra la boda se tiene que acompañar al evento una serie de llantos por parte de todos los asistentes. Nada que ver con los habituales síntomas de felicidad occidentales. Los dos últimos rituales son los más macabros de la lista.

8. Disparar flechas a la novia

En china, en concreto para los yugur, es tradición que el novio dispare tres flechas a la mujer que ha elegido para compartir su vida. Aunque resulte extraña la costumbre, sobre todo por el hecho de que quieras compartir la vida con alguien así, no se utilizan puntas de metal o piedra, sino que se emplean flechas romas que no se lanzan con mucha fuerza. Esto no quita que el ritual sea considerado por muchos como brutal, pero como son tradiciones locales se suelen respetar.

9. Matar pollitos

Otra costumbre que algunos habitantes de China aportan al mundo es la de matar polluelos. Los Daur, que así se llaman, tienen que unir sus manos y matar ambos a una cría para ver cómo está el hígado. Si éste tiene buen aspecto, pueden casarse. Si no lo tiene, matan a otro animal y vuelven a empezar. Por supuesto esto termina saliendo bien para la pareja, ya que tarde o temprano cuenta con la aprobación de la superchería, pero no tanto para los animales que perecen por una costumbre innecesaria.

Previous Despreocúpate y confía
Next Amar es sufrir?

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.