Reserva de la Biosfera Maya, una joya de la Humanidad VIDEO


La Reserva de la Biosfera Maya quedó establecida en 1990 por el Decreto Legislativo 5-90. Está situada en el norte de Guatemala, en la zona fronteriza con México y Belice.  Es parte de la Selva Maya, compartida entre estos tres países.  Tiene una superficie de más de 2,1 millones de hectáreas, de las cuales un millón y medio son zonas núcleo y de uso múltiple, y el resto son zonas de amortiguamiento.

La administración legal estaá a cargo del Consejo Nacional de Areas Protegidas -CONAP-. La Reserva de la Biósfera Maya está reconocida por las Naciones Unidas -UNESCO- como una Reserva de la Biosfera y como Sitio de Patrimonio Mundial -El Parque Nacional Tikal-.

 

Está reconocida bajo el Convenio para la Conservación de la Biodiversidad de América Central, como una de las áreas más importantes para la conservación en toda la región. Bajo la Convención de RAMSAR, sus humedales están reconocidos entre los más importantes del mundo.

Es una región relativamente plana con relieve kárstico.  Las elevaciones se sitúan entre 0 y 600 m., encontrándose las mayores al oeste, en la Sierra del Lacandón, mientras que al noreste el relieve es ondulado.  La temperatura oscila entre 35°C y 26°C, y la precipitación anual varía entre 1 200 y 2000 mm.

Su riqueza biológica está caracterizada por un complejo ecosistema de selva, con gran abundancia de especies de flora y fauna, algunas de ellas endémicas.  Los humedales y otros ecosistemas de la reserva son también utilizados por la fauna migratoria.  Dentro del área se conocen más de 3 000 especies de plantas vasculares, 327 especies de reptiles y anfibios, así como 220 especies de peces de agua dulce. Es difícil establecer rigurosamente las áreas ocupadas por los distintos tipos de vegetación. Sin embargo, de manera general, en la Reserva de la Biosfera Maya, junto con bosques altos semicaducifolios, se pueden encontrar zonas boscosas bajas, sabanas, bosques pantanosos y humedales.

El bosque alto y denso, generalmente no se distribuye de forma continua, sino que se mezcla con tierras bajas encharcadas.  En el bosque bajo abundan árboles de mediana altura mezclados con espesas zonas de matorral.  Las sabanas contienen manchas de vegetación arbórea y arbustiva.  En las zonas pantanosas se encuentran multitud de asociaciones diferentes en función del grado de inundación. Suelen predominar las gramíneas y juncales, entre matorrales y pequeños árboles diseminados, junto con lagos y lagunas de mediano y pequeño tamaño. Otra característica sobresaliente es la presencia de gran cantidad de sitios arqueológicos precolombinos. Junto con un gran número de lugares menores, en la reserva se conocen 73 sitios muy significativos, algunos de ellos aún poco estudiados.

La Reserva contiene un área de bosque tropical entre las más grandes que aún quedan en Mesoamérica. La combinación de grandes extensiones de bosque con cientos de sitios arqueológicos ( algunos de ellos de 2,000 años A de C), hacen que la Reserva sea única en el mundo. Esto representa y ofrece un gran potencial para el desarrollo sostenible de Petén, siempre y cuando su manejo sea adecuado y las actividades económicas sean compatibles entre el ambiente y desarrollo.

La Reserva tiene una zonificación establecida: la Zona Núcleo ( zona restringida para investigación, conservación y protección, ecoturismo de bajo impacto); zona de Usos Múltiples ( zona de manejo, uso y extracción de recursos mediante planes aprobados: Concesiones) y la Zona de Amortiguamiento ( zona donde se promueven actividades de manejo y conservación de suelos con alternativas tecnólogicas adecuadas al área, pueden legalizar sus tierras).

http://www.youtube.com/watch?v=t7s9OndMaPk

Previous Mexicanos en el exterior ya tienen nuevo representante
Next El precio medio de la gasolina en América es 120 veces mayor al de Venezuela

Compartir este contenido o comentar