¿Realmente existe la «droga caníbal»?


¿De verdad existe la droga caníbal? La metiendioxipirovalerona, una sustancia que, al parecer, provoca episodios de violencia extrema en quien la toma, podría no ser tan peligrosa según los expertos. Tal y como ha indicado un portavoz de Energy Control, el programa de análisis de drogas de la ONG Asociación Bienestar y Desarrollo (ABD), esta nueva droga no fomenta en ningún caso el canibalismo.

El producto, dice el experto, se incluiría entre las llamadas drogas emergentes que se comercializan legalmente como «sales de baño» a través de internet, sin que exista un control para su consumo. Desde Energy Control, indica su portavoz, han atendido a diversos usuarios de esta sustancia desde el año 2009 hasta 2012 y nunca se ha detectado que tuvieran un comportamiento caníbal. Del mismo modo, la ONG ha recordado que en mayo de 2012 se produjo una agresión con mordiscos en la cara a un indigente en Miami y que se atribuyó de forma «falsa» al uso de MDPV, pero los resultados de los análisis del atacante descartaron la presencia de esta sustancia, bautizada ya como «droga caníbal». La sustancia, dice Energy Control, tiene propiedades similares a las anfetaminas y, como todos los estimulantes de este tipo, provocan efectos como la euforia, energía o eliminación del cansancio en los usuarios pero no «ataques caníbales».

Como el éxtasis o la cocaína

Por su parte, el director del Laboratorio de Toxicología del Hospital Son Espases de Palma, Bernardí Barceló, considera «aventurado» afirmar que una droga lleva a morder a las personas. En declaraciones a Efe, Barceló ha reconocido que se trata de un tema «muy mediático», al tiempo que ha explicado que se pueden producir episodios muy violentos, con bocados incluidos, si se consume MDPVpero también otras sustancias como anfetaminas, éxtasis y cocaína. En opinión de Barceló, llamar «droga caníbal» a la «sal de baño» no es del todo correcto porque pueden producirse episodios en los que se quiere morder a la gente que hay alrededor, si bien no es su principal característica.

Además, un portavoz de la Comandancia de la Guardia Civil de Baleares, lugar en el que supuestamente se han dado casos por intoxicación con esta sustancia, ha subrayado a Efe que no se ha detectado ninguna partida específica de «sal de baño» en las islas. Preguntado por la «droga caníbal», el portavoz ha respondido que no hay una droga que tiene como efecto «morder como un perro», sino que el consumo de cualquier estupefaciente puede acarrear episodios muy violentos.

Alarma «innecesaria»

Por su parte, el director general de la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción (FAD), Ignacio Calderón, ha subrayado que el tema de la «droga caníbal» está creando una alarma social «innecesaria» sobre un hecho que «no está claro». Para Calderón, lo preocupante es que haya drogas, como la MDPV, que se comercializan como «sales de baño» a través de internet sin que exista un control sobre si las pueden consumir las personas. «Nos estamos enfrentando a unas sustancias elaboradas en laboratorios que hacen que una sustancia ilegal deje de serlo», ha apuntado.

Calderón ha insistido en que estas drogas no cuentan con controles para su consumo: «si ya es difícil el control en sustancias ilegales, imagínate en las que no lo son», aunque ha añadido que el uso de estas sustancias es mínimo en comparación con los estupefacientes ilegales. Las llamadas drogas emergentes pueden ser conocidas previamente o ser nuevas drogas y generalmente no están incluidas en las listas de sustancias psicotrópicas o estupefacientes y, por tanto, no son ilegales. El director de la FAD ha criticado que la sociedad actual vive en una «cultura de exceso enorme en la que la gente joven busca sensaciones sin límite» y en la que hay personas que les facilitan llegar a ese descontrol.

Previous Los Ángeles escucha plegaria de niños migrantes
Next Una superluna aparecerá hoy en el cielo

Compartir este contenido o comentar