Plan contempla cinco ejes para revertir contaminación en el Lago de Atitlán


Las medidas para revertir el asedio de dos cianobacterias que podrían afectar al lago de Atitlán, Panajachel, Sololá, al occidente del país, están contenidas dentro del Plan Maestro para el Tratamiento de las Aguas Residuales de la Cuenca de ese cuerpo de agua, destino turístico, presentado hoy a la vicepresidenta Roxana Baldetti.

 

Los cinco ejes que componen la estrategia 2012-2016, consisten en asegurar una contrapartida del 20 por ciento de 150 millones de quetzales donados por la Cooperación Española para agua y saneamiento, obtener el compromiso del Gobierno para asegurar que el Instituto de Fomento Municipal (Infom) pueda invertir en proyectos de limpieza, montos que en el futuro  serán cubiertos por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

 

Además, se apoyaría el Pacto Hambre Cero, con la generación de trabajo que emplee mano de obra local, así como con la construcción de filtros de agua para potabilizarla para el consumo humano, y el respaldo de los Consejos Departamentales de Desarrollo (Codedes) para el fomento de políticas de saneamiento, explicó Iván Azurdia Bravo, directivo de la Autoridad para el Manejo Sustentable de la Cuenca del Lago de Atitlán y su Entorno (Amsclae), entidad que elaboró el Plan de Trabajo.

 

Asume compromiso

 

La vicepresidenta Baldetti reconoció el respaldo que necesitan las autoridades de Sololá, y asumió el compromiso de continuar las acciones para mitigar la bacteria y que no se convierta en un factor que provoque enfermedades mortales.

 

En ese sentido, solicitó a los alcaldes destinar 30 por ciento de los presupuesto de Codedes para salubridad del agua, y educación para las poblaciones de la localidad para aprender a no contaminar el Lago.

 

También instó al Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales a retomar obras retrasadas o abandonas en las administraciones pasadas, que beneficien al lago. En cuanto al préstamo del Gobierno Español, se comprometió a obtener 15 millones de quetzales para este año, e igual cantidad para el siguiente.

 

«Me voy con muchos compromisos… Miro avances, un plan y recursos; lo único que nos falta es ponernos a trabajar», detalló la vicegobernante. Además, recordó la importancia de este sitio para la historia del país, así como para el fomento del turismo.

 

¿Cómo surge?

El plan surge como medida para evitar el florecimiento de dos cianobacterias, Lyngbya, Aphanigonimon, que amenazan de nuevo el lago como sucediera en 2010.

 

Los principales responsables del nuevo brote es la erosión de suelos, el uso de jabones y fertilizantes, cuyos residuos van a desembocar al lago; también se contemplará la realización de la limpieza de aguas residuales y la construcción de más plantas de tratamiento de aguas.

 

La cuenca del lago consta de 548 kilómetros cuadrados de longitud, 25 kilómetros cúbicos de agua, y es considerado el más grande de Mesoamérica; los Ríos San Francisco, Quiscob y Subcuenca Azul desembocan en ese lugar; la población del área pertenece a las etnias Tz’utujil, Kaqchiquel y K’iche’. De las 14 especies de peces que existían existentes, la mitad ya desapareció.

Fuente: AGN

Previous Selene Mejía: Hay que eliminar el tabú, la moda no es solo para adinerados
Next OPINIÓN: No hace falta ser Carlos Slim para invertir en empresas tecnológicas

Compartir este contenido o comentar