Penitenciarias departamentales funcionarían como centros preventivos


La transformación del sistema carcelario y la reducción del hacinamiento en las prisiones guatemaltecas está en la mira de las autoridades del Ministerio de Gobernación, que planean la edificación y adecuación de penitenciarías departamentales como lugares alternativos para el cumplimiento de medidas preventivas, informó una fuente oficial.   El objetivo de la medida es la readecuación de comisarías de la Policía Nacional Civil (PNC), que cuenta con estructuras para el resguardo de personas que después de ser detenidas deben ser presentadas ante un juez competente en menos de seis horas, como lo establece la Constitución de la República en su artículo 6.   La medida permitiría a las autoridades de seguridad que en 16 recintos permanezcan los reos a los que se les ha dictado un arresto, para garantizar su presencia en un proceso judicial, desahogando al resto de cárceles.    “Una vez pasen las horas estipuladas y si un juez lo avala permanecerán ahí, como son un tipo de cárcel de menor seguridad no necesitan un grado de complejidad muy alto en su estructura”, destacó Mauricio López Bonilla, titular de la cartera del Interior.   Las gestiones para alcanzar esa meta se iniciarán en este segundo semestre del 2013, declaró el funcionario. La Dirección General del Sistema Penitenciario (DGSP) tiene registrados en cárceles de este tipo 1.591 presos, a los cuales únicamente dota de alimentación, porque el resguardo es responsabilidad de la Policía Nacional Civil (PNC).   Hacinamiento a la vista La medida busca reducir el hacinamiento en las 22 cárceles que son jurisdicción del Sistema Penitenciario, así como evitar algunos vicios, aseguró López Bonilla. Las prisiones nacionales tienen bajo su cuidado 16.179 personas, cuando su capacidad es de 7.000 reos.   Rudy Esquivel, portavoz de la Dirección encargada del tema, explicó que el proyecto sería un apoyo para el cuidado de la población reclusa que rebasó su capacidad, asimismo, mencionó que cubriría regiones como en Salamá, Baja Verapaz, donde Presidios no cuenta con presencia física.   En 2012 la cantidad de reos superaba los 12.000, en 2011 la cantidad permaneció cercana a los 11.000, sin embargo, los operativos y desarticulación de bandas delincuenciales durante el período del presidente Otto Pérez Molina generó un aumento de 4.000 reclusos en un año y medio.  – See more at: http://www.agn.com.gt/index.php/world/fashion/item/6595-penitenciarias-departamentales-funcionar%C3%ADan-como-centros-preventivos#sthash.IeuIGCOV.dpuf

Previous Nuevo Ministro de la Defensa ratifica apoyo del Ejército a Policía y resguardo de fronteras
Next Descubren calendario más antiguo del mundo

Compartir este contenido o comentar