Oscar Isaac, el guatemalteco que tiene a Hollywood a sus pies


Cuando este domingo se celebre en el hotel Beverly Hilton de Los Ángeles la ceremonia de entrega de los Globos de Oro, compartiendo mesa con actores de la talla de Robert Redford, Tom Hanks o Leonardo DiCaprio estará un intérprete de origen guatemalteco que se ha convertido en el actor de moda en la meca del cine.

Se trata de Oscar Isaac, quien ha sido nominado a los premios que entrega la Asociación de la Prensa Extranjera de Hollywood en la categoría de mejor actor de comedia o musical gracias a “Inside Llewyn Davis”, la última película de los hermanos Coen, en la que da vida a un cantante de folk fracasado.Con ese papel, Isaac -quien lleva cerca de una década dedicado al mundo de la interpretación y cuenta con una veintena de películas a sus espaldas- ha logrado que la crítica se rinda a sus pies no sólo por su actuación, sino también por su habilidad para cantar y tocar la guitarra.

Además de a los Globos de Oro, Isaac ha sido nominado, entre otros, a los Independent Spirit Awards, y algunos confían en que, aunque se trata de un año con grandes interpretaciones masculinas, el 16 de enero dé la sorpresa y su nombre aparezca entre los nominados al Oscar.

Opte o no a la preciada estatuilla dorada, a este actor de 33 años, al que desde hace unos meses no dejan de lloverle las ofertas, le auguran un futuro prometedor en Hollywood.

Oscar Isaac -cuyo verdadero nombre es Oscar Hernández- nació en Guatemala de padre cubano y madre guatemalteca. Siendo un niño, su familia se trasladó a Estados Unidos y se afincó en la ciudad de Miami, en Florida.

Su primera pasión fue la música. A los 12 años empezó a tocar la guitarra y de adolescente formó su propia banda de ska-punk llamada The Blinnking Underdogs.

Tras acabar la escuela empezó a interesarse por el mundo de la actuación y decidió cambiarse de apellido parta evitar que lo encasillaran en papeles de latino.

Más tarde se mudó a Nueva York y -sin dejar de lado su pasión por la música- con 21 años logró que lo admitieran en la prestigiosa escuela Juilliard. Allí, según asegura, lo prepararon para el competitivo mundo de la interpretación.

Desde que se graduó, Isaac no ha dejado de trabajar. Apareció en la serie televisiva “Law & Order: Criminal Intent” y más tarde en películas comoBody of Lies”, junto a Leonardo DiCaprio, “Agora”, junto a Rachel Weisz, y “Drive”, junto a Carey Mulligan, con la que también comparte la pantalla en “Inside Llewyn Davis”.

También se lo pudo ver en “Robin Hood”, de Ridley Scott, y en “E.W.” dirigida por la cantante Madonna, quien no dudó en hacer pública la atracción que sentía por Isaac.

Pero pese a haber participado en proyectos protagonizados por grandes estrellas de Holywood, no fue hasta que se cruzó con Joel y Ethan Coen que su carrera profesional dio un vuelco.

Mientras filmaba una producción independiente se enteró de que los Coen estaban buscando al protagonista de su próxima película, un falso biopic sobre un cantante de folk frustrado que merodea por el Greenwich Village de Nueva York de la década de los años 60.

Según asegura el propio Isaac, estaba convencido de que ese papel, “para el que se había estado preparando toda la vida”, tenía que ser para él.

Pasó todas las pruebas de casting necesarias y les demostró a los Coen que, además de actuar, era capaz de cantar y tocar la guitarra con solvencia. Lo demás ya es historia.

Previous Ríos Montt no será juzgado por matanza de indígenas
Next Pobres abundan donde viven los ricos/ NEW YORK

Suggested Posts

Compartir este contenido o comentar

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.