Ojos en el cielo: los patrullajes aéreos del LAPD


Un monstruo centelleante y extenso es lo que se observa desde los mil pies de altura a los que vuela el helicóptero de la Policía de Los Ángeles (LAPD) cuando cae la noche.

Los Ángeles es ese monstruo de venas saturadas por el colesterol automovilístico y que desde sus entrañas ruge por el crimen.

Para ayudar a combatir esa deformidad delictiva el LAPD cuenta con la habilidad de sus 46 pilotos policías y 28 oficiales de apoyo táctico que conforman la División de Apoyo Aéreo (Air Support Division).

Durante un sobrevuelo con esta unidad, La Opinión constató que se trata de una de las unidades más eficientes para atender con prontitud los reportes de emergencia.

Al despegar del Helipuerto Hooper, ubicado en el centro de la ciudad y que tiene espacio para estacionar 18 unidades, el vuelo alcanza la altura de la Torre US Bank.

Desde el aire el rascacielos más alto de la ciudad no luce tan imponente como desde tierra, pero resplandece tan monumental junto a ese racimo de edificios que conforman el paisaje metropolitano de Downtown.

El piloto es Joseph Rupert y el sargento Jaime Marín hace las tareas tácticas para atender los cinco reportes que en menos de una hora solicitaron desde tierra para localizar sospechosos.

A cada momento del día al menos un helicóptero del LAPD se encuentra sobrevolando la ciudad para responder a un promedio diario de 150 llamados de emergencia, más de 55 mil al año.

A tres minutos del despegue, el helicóptero ya sobrevuela las playas de Venice y se dirige a Sur Los Ángeles para localizar a un hombre armado.

“En el 80 % de los reportes de emergencia somos los primeros en llegar, ayudamos más rápido porque siempre estamos sobrevolando la ciudad”, dice el sargento Marín. “Somos los ojos del LAPD en el cielo”.

Anda volando alto

Hace 22 años Jaime Marín emprendió el vuelo en la Academia de Policía de Los Ángeles y desde entonces se ha elevado muy alto.

Tiene el rango de Sargento II +3 y es piloto aviador de la Unidad de Apoyo Aéreo del LAPD.

Hijo de padres mexicanos que emigraron en la década de los 50 y 60, el sargento Marín nació en Los Ángeles hace 47 años y es el único policía de la familia.

Como policía aéreo considera que la misión de proteger y servir es la misma.

“Lo único que cambia es el vehículo”, dice el sargento Marín que tiene 9 años en la unidad aérea y es uno de los 11 pilotos latinos que la conforman.

“Pero todos somos azules por dentro”, interviene su compañero, el oficial piloto Joseph Rupert, respecto a que el origen étnico no es lo importante para realizar este trabajo. “Todos tenemos el mismo corazón para servir”.

Persecuciones de alto riesgo

Una de las tareas más complicadas desde el aire, asegura el sargento Marín, es perseguir vehículos por la movilidad y lo bajo que deben sobrevolar, además de que el cielo de Los Ángeles es uno de los más congestionados en el tráfico aéreo al contar con 11 aeropuertos.

“Bajamos hasta los 450 pies, pero a esa altura sólo tenemos 4 segundos para reaccionar en caso de que el motor falle”, dice el piloto latino.

En las primeras dos semanas del 2015 ya había participado en tres persecuciones policíacas. Cada año, dice, en California se registran alrededor de 1,200 casos de ese tipo, de las cuales el 60 % ocurren en Los Ángeles.

Además, algunos delincuentes suelen disparar contra los helicópteros y a más de uno le han atinado, aunque ninguno ha sido derribado.

Las bajas desde lo alto

Siete policías de la División Aérea de Apoyo del LAPD han muerto en el cumplimiento de su deber desde que se formó esta unidad.

  1.  Norman D. Piepenbrink, 11-30-1964
  2.  Lawrence D. Amberg, 08-30-1966
  3.  Alex N. Ilnick, 08-30-1966
  4.  Stuart S. Taira, 03-01-1983
  5.  Jeffrey B. Lindenberg, 06-11-1983
  6.  Gary A. Howe, 06-13-1991
  7.  Randy Champe, 06-13-1991

 

Air Support Division

  • Helicópteros: 17
  • Avionetas: 1
  • Pilotos: 46
  • Oficiales táctico de vuelo: 28
  • Horas de vuelo al año: +17,500
  • Llamados al día: 150

 

Patrulla de altura

La unidad aérea del LAPD cuenta con dos modelos de helicóptero, el Jet Ranger B3 y el A-Star B2 que están equipados con:

  • Sistema de navegación
  • Cámara infrarroja (FLIR)
  • Videograbadora
  • Frecuencia radial
  • LoJack (búsqueda de autos robados)
  • Faro de 35 millones watts
  • Velocidad: 150 millas por hora
  • Tanque de combustible: 152 galones
  • Carga máxima: 4,961 libras
  • Costo: 3.5 millones
Previous Inscríbete para perder peso y gana dinero en efectivo
Next *Por un Beso *

Compartir este contenido o comentar