Obamacare ha llegado


Finalmente, más de tres años después de que la Ley de Cuidado Médico a Bajo Costo fue aprobada por mayoría en ambas cámaras del Congreso y luego firmada por el Presidente Obama, se pone en efecto su parte más visible: esta mañana se abrió el registro de salud – el Mercado de Seguro Médico – para personas sin seguro, para aquellos que quieren mejorarlo o expandirlo, y para que pequeños negocios puedan asegurar a sus empleados.

El registro se concentra en el sitio healthcare.gov, que a su vez canaliza a los solicitantes de acuerdo con su situación. Dieciséis estados y el distrito de Columbia (Washington DC) tienen sus propios sitios y programas para nuevos asegurados, pero en los estados con control republicano, que rechazaron hacerse cargo de los mismos, el gobierno federal toma las riendas del operativo. Solo la mitad de los estados, por razones de oposición política, utilizan los fondos de Obamacare.

En cuanto a los pequeños negocios, la nueva ley establece que aquellos con más de 50 empleados de tiempo completo deben ofrecer a sus trabajadores seguro médico. Los pequeños negocios de ese tipo constituyen el 3 por ciento de la economía, y el 96 por ciento de los mismos ya ofrecen este seguro a sus empleados, por lo que la diferencia en este caso es marginal.

Sin embargo, se calcula que alrededor de siete millones de personas solicitarán entrar al círculo de cuidado médico subsidiado por el gobierno. Aquellos que presenten sus solicitudes entre el día de hoy y el 15 de diciembre comenzarán a utilizar el seguro médico a partir del 1 de enero.

El inicio de Obamacare fue y es resistido por todos los medios por la facción extremista dentro del partido Republicano – el Tea Party – que a su vez arrastró a la totalidad de esa agrupación, que tiene mayoría en la Cámara de Representantes, a bloquear el financiamiento del gobierno federal a menos que se cancele, suspenda o modifique la legislación.

Explica Jeffrey Young en el Huffington Post:

«Casi 1,300 días después de que el Presidente Barack Obama firmó reforma de salud convirtiéndola en ley, su más importante aspecto se pone en marcha. Los estadounidenses tienen la posibilidad de ver si Obamacare servirá a los 48 millones de personas que no tienen seguro médico y a los millones que lo compran por su cuenta.Entre este martes y el 31 de marzo, los consumidores pueden usar un nuevo sistema para comprar cobertura médica: mercados de seguro en línea en cada estado, a través de HealthCare.gov que permite a la gente comparar planes y saber si cualifican para ayuda financiera.

Obamacare garantiza a todos acceso a la cobertura, estén enfermos, sanos, jóvenes o ancianos. Establece una base de beneficios y mejores protecciones al consumidor. Y ofrece a las persona de ingresos bajos y medianos ayuda para pagar la cobertura.

Trata de transformar el mercado de seguro médico para quienes no reciben beneficios en su trabajo.»

Entre aquellos sin seguro hay más de 2.7 millones de jóvenes con empleos que el gobierno espera se registren, y que al pagar, financiarán parcialmente el seguro de los ancianos, enfermos y pobres. Los precios fluctuarán, dice el gobierno, alrededor de los 100 dólares por mes. Ahora, todo depende de cómo funcione esta etapa de seis meses. Demasiados problemas podrían llevar al público a descreer de Obamacare y fortalecer la opción de quienes quieren anularlo.

Similares recibimientos tuvieron, décadas atrás, los programas de Medicare y Medicaid, hoy populares y que fueron ferozmente opuestos por los republicanos.

Y así describía esta mañana la situación Associated Press:

CHICAGO (AP) — Millones de estadounidenses pueden buscar ahora el seguro médico que les convenga según el plan de salud que promovió el presidente Barack Obama para simplificar los misterios de los seguros de salud, aunque inicialmente podrían enfrentar alguna confusión.

A partir del martes se verá si los consumidores están complacidos con el plan, que se aplica después de meses en los que los centros de contratación de seguros han sido elogiados y censurados, según las distintas orientaciones políticas.

La apertura de dichos centros se produce el mismo día en que se paralizan los gastos del gobierno debido a la oposición de los legisladores republicanos empeñados en impedir que se aplique el seguro médico de Obama.

La paralización no tendrá efecto inmediato sobre los centros que son la base de la ley porque operan con fondos que no están sujetos a los vaivenes políticos que afectan el presupuesto anual en Washington.

Los intentos por acceder el martes por la mañana al centro de contratación de seguros de Illinois se vieron frustrados por los mensajes que decían que el tráfico era intenso. Pero después de un tiempo fue posible acceder al sitio.

Los centros (llamados «exchanges» en inglés) representan un giro decisivo en la situación del cuidado médico de la nación y la mayor expansión en la cobertura en casi medio siglo.

El gobierno de Obama espera que 7 millones de personas se inscriban en el primer año y se propone que a la larga se incorpore por lo menos la mitad de los casi 50 millones de personas que carecen de seguro médico por medio de la expansión del seguro Medicaid o planes subsidiados por el gobierno. Pero los consumidores podrían verse frustrados por las dificultades iniciales en el proceso de inscripción por computadora y descartar el programa.

«La promesa de la ley es que nadie quebrará abrumado por los gastos médicos», dijo Neera Tanden, presidenta del Centro para el Progreso Estadounidense, que contribuyó a promover la ley. «No ocurrirá en el primer día o el primer año. Pero cuando la ley esté en pleno funcionamiento, proporcionará un beneficio económico a unos 30 millones de estadounidenses».

Tanden advirtió que no se debe juzgar el éxito del programa por lo que suceda el primer día. Numerosos observadores han pronosticado contratiempos.

Muchos estados creen que la gente pondrá a prueba el sistema de solicitud pero que se inscribirá poco antes del 15 de diciembre, que es el plazo límite para recibir cobertura a partir del 1 de enero. Asimismo tiene hasta fines de marzo para inscribirse a fin de evitar multas.

Uno de los mayores desafíos es la capacidad de los aseguradores para convencer a los jóvenes y las personas saludables a comprar seguro, como contrapeso a los costos de personas más enfermas que probablemente lo adquirirán lo antes posible.

Previous Uno de los personajes de “Los Simpson” morirá en la próxima temporada
Next Reforma migratoria afectada por cierre de gobierno

Compartir este contenido o comentar