Mexicanos en el exterior ya tienen nuevo representante


El director entrante del Instituto de Mexicanos en el Exterior, Ernesto De Lucas Hopkins, tiene el reto de darse a conocer entre las comunidades y líderes de migrantes

El director entrante del Instituto de Mexicanos en el Exterior (IME), Ernesto De Lucas Hopkins, de 37 años, enfrenta en sus dos primeros días de trabajo el reto de darse a conocer entre las comunidades y líderes de migrantes donde es hasta ahora un desconocido.

 

“Ni siquiera lo vimos en el consejo consultivo del IME en días pasados”, observó Roberto Bravo, consejero del instituto y presidente del Consejo Binacional de Organizaciones Comunitarias Mexicanas sobre el sustituto de Arnulfo Valdivia, enviado como embajador a Colombia.

 

Queremos que sea un verdadero enlace entre nuestras propuestas, exigencias o ideas con las secretarías o dependencias que van  ejecutarlo”, dijo Efraín Jiménez vicepresidente de la Red Mexicana y director ejecutivo de la Federación Zacatecana (Fedzac) en Los Ángeles.  “Nos gustaría primero que nos conociera para tener un acercamiento genuino, no político”.

 

El nuevo directivo,  quien se hace llamar en las redes sociales “El Pato de Lucas”, es un abogado originario de Sonora cuyo trabajo en la administración pública nunca estuvo relacionado al tema migratorio sino al de seguridad desde el año 2000 y hasta 2006.

 

En esas fechas se desempeñó primero como coordinador regional de Seguridad Pública para las Bajas Californias, Chihuahua, Sonora y Sinaloa y posteriormente como secretario del polémico gobernador sonorense Eduardo Bours, uno de los dueños de la compañía Bachoco.

 

Desde esa posición saltó a la presidencia estatal del Partido Revolucionario Institucional (PRI) desde donde se posicionó como diputado federal, coordinador de Campaña Permanente de Enrique Peña Nieto y finalmente como director de Promexico, la agencia gubernamental promotora de inversiones.

 

En esta última responsabilidad duro apenas cuatro meses (del  10 de diciembre al 20 de abril pasado) por los que se popularizó como “el primer caído” de la administración.

 

No se supo nada más de él hasta ahora que Peña le asignó la tarea de ser el enlace con los mexicanos en el exterior que tienen una larga lista de pendientes “básicos”.

 

La ampliación de los derechos políticos, la credencialización electoral fuera de México, el derecho a votar y ser votados o ser incluidos en los primeros lugares de las listas plurinominales para el legislativo, cita Bravo como ejemplos.

 

La creación de una institución similar al IME, pero descentralizada de la cancillería, con capacidad de decisión; apoyos para empoderar a los emigrates en Estados Unidos con cursos de liderazgo y educación financiera, agrega Jiménez.

 

Y la más importante, por ahora, “apoyo efectivo” para la Reforma Migratoria, coinciden los lideres sobre el papel en el cual les gustaría ver al nuevo director del IME,  graduado en  leyes por la Universidad del Noroeste con una maestría en Derecho y  Gobierno de la American University, de Washington, D.C.

 

“Algo serio sin afectar la soberanía de Estados Unidos”, suelta Jiménez: una Liga Antidifamatoria de los mexicanos, cercanía real con los políticos Mexico- Americanos y un lobby permanente.

Previous Cientos de empleos eliminados con cierre de hipódromo Hollywood Park el domingo
Next Reserva de la Biosfera Maya, una joya de la Humanidad VIDEO

Compartir este contenido o comentar