La historia detrás de la historia


Hoy quiero compartir contigo mi sentir y colocar aquí algunas de esas cosas que toca escuchar, simplemente porque sí.

Como bien sabes, recién me estrene como madre, casi un año para ser exacta. Y bueno la cuestión es la siguiente; Hoy en día la crianza es todo un tema a tratar ya que a diferencia de antes los roles estaban no solo establecidos, sino completamente impuestos. 

Y a pesar del supuesto avance social que nos envuelve actualmente, pareciera que aún nos falta mucho por aprender de la sororidad.

Aunque soy una “madre que trabaja” (cabe señalar que me parece un concepto erróneo, puesto que todas trabajan). Respeto a aquellas que han decidido dejar su trabajo para dedicarse exclusivamente a los cuidados de sus hijos. Mientras en ocasiones se me recrimina el no poder ofrecerle un espacio de tiempo completo a mi hija, constantemente se asoman comentarios del siguiente estilo: “seguramente tu hija ni te quiere”. “Tú no eres la mamá” “A ti ni te cuesta, porque tu mamá te la cuida” Y así podría continuar escribiendo.


La verdad es que entendería si estos comentarios fueran procedentes de alguna chica que aún no tiene hijos, pues podría pensar ¡No tiene idea de lo que habla! Pero para mi sorpresa estos comentarios vienen de mujeres que también son madres y me pregunto ¿Que está pasando aquí? ¿No se supone deberíamos apoyarnos?

La realidad es que uno no tiene por qué competir por el amor de los hijos, que nada se compara a esa conexión tan especial, la realidad es que una vez que eres mamá no existe un horario establecido, ser mamá no es portar un uniforme.

Ser mamá significa tener la inspiración ante tus ojos, poder motivarte cada día.

Y si tienes un poco de curiosidad ante la historia que de manera subjetiva haz creado, déjame contarte que:


1.- Claro que extraño a mi hija.


2.-  No cambiaría ni un momento a su lado.


3.- Absolutamente todo lo que hago, está siendo encaminado para darle lo mejor de mí.


Y si tu como yo, eres de “esa clase de mamá” que pasan tiempo trabajando en la oficina o fuera de casa, por favor no te sientas culpable. Aquí te dejo algunos tips que pueden ayudarte en el reto del día a día.


1.- Organízate.


2.- Delega responsabilidades.


3.- Mantente en contacto.


4.- Aprende a pedir ayuda.





 

 

Psic. Liliana Zabaleta Morales.

Contacto: +521961 33 0 82 35

 

Previous Daniel Gazel
Next RECIBIRÁ LAS LLAVES DE LA CIUDAD DE LYNWOOD EL LEGENDARIO GRUPO BRONCO 

1 Comment

  1. Youre so cool! I dont suppose Ive read anything like this before. So nice to find somebody with some original thoughts on this subject. realy thank you for starting this up. this website is something that is needed on the web, someone with a little originality. useful job for bringing something new to the internet!

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.