Daniel Goleman, autor de Inteligencia Emocional, pregunta por qué la mayoría del tiempo no somos más compasivos.