La expedición de Greenpeace al Ártico, con Alejandro Sanz, termina tras constatar el «acelerado deshielo en la zona»


La expedición ‘Salva el Ártico’ de Greenpeace, en la que participó el cantante y compositor Alejandro Sanz, ha terminado tras constatar «los efectos que el cambio climático está teniendo en glaciares, icebergs y en el casquete Polar», según ha declarado la ONG.

En este sentido, la asociación ha recordado que el fin de esta iniciativa ha coincidido con la publicación de un artículo científico en el que se afirma que el nivel del mar podría elevarse 20 metros hacia el final de siglo si en Groenlandia (Ártico) y en el antártico occidental se produjera un deshielo como el que ocurrió en el Plioceno (hace entre 5.332.000 y 2.588.000 años).

Según ha constatado el equipo desplazado hasta el casquete polar, en la época estival se detectan síntomas de deshielo en el 95% de su superficie, lo que hace que cada tres minutos se pierda un volumen de hielo equivalente a un estadio de fútbol.

Sanz ha expresado que «se encoge el alma cuando ves algo tan bello como el Ártico y se encoge aún más cuando los inuits cuentan cómo los bloques de hielo que estaban el año pasado ya no están». En este sentido, recuerda una de las frases que le dijo el guía local que les acompañó: «Si esto se derrite que se prepare para aprender a nadar el resto del mundo».

«Los datos científicos y los testimonios de sus habitantes, no dejan lugar a duda de los drásticos y rápidos cambios que, debido al cambio climático, está sufriendo el Ártico. Es urgente que el Consejo Ártico y Naciones Unidas impidan la destrucción de la última frontera natural», ha declarado la responsable de la campaña de Ártico, Pilar Marcos.

La expedición, realizada la semana del 14-20 de julio, ha grabado y fotografiado los efectos del deshielo en sus glaciares, fiordos y en el casquete polar, donde finalizó el recorrido. Alejandro Sanz ha realizado este viaje con la organización para multiplicar el mensaje en todo el mundo.

El equipo salió de Kulusuk (Groenlandia), para observar los efectos del cambio climático en el glaciar de Apusiaajik y de ahí partió a Tinitequilaaq, donde se constató el deshielo en el fiordo de Sermilik. Tras recorrer la zona, el último día de expedición se alcanzó el casquete polar, la segunda masa de hielo más grande del mundo tras la Antártida, un lugar al que solo los expedicionario polares tienen acceso por su alta complejidad, ha declarado la ONG. Durante todo el viaje, el grupo se ha alojado y ha convivido con los inuits, que han sido los guías durante todo el recorrido.

Según ha declarado Greenpeace, el lunes 15 de julio y el domingo 21 se lograron ‘trendic topic’ mundiales de la expedición con los hastag #salvaElArtico (lunes) y #alesanzsalvaelartico (domingo).

Previous Emanuela Bellezza
Next Un dia en el parq'

Compartir este contenido o comentar