¡Finalmente llega el olvido!

Cuando finalmente llega el olvido me doy cuenta que nunca fuiste mío, no es la falta de amor, no es lo que paso, menos lo que dijiste en su momento lo que hoy me hace escribir sin dolor alguno.

Creo que fue el comprender finalmente que siempre fui yo quien vivió una relación y tú nunca te diste cuenta que existía.

¡Yo! me equivoque muchas veces por tratar que comprendieras que ¡yo! te quería bien. Y tú te equivocaste muchas veces también creyendo que eras un ser único.

Llego el día en que alguien me demostró que a tu lado ¡yo solo perdía! el valor de mi persona, porque tu no me valorabas como alguien especial en tu vida.

A principio pensé que lo que decías era real y que la culpable de todo siempre había sido, yo luego el vida, el tiempo y los hechos me demostraron que la que siempre hablo con la verdad, buena o mala siempre fui yo.

¡Hoy! no me preguntes porque dolía ya no lo sé, ahora solo sé que finalmente creo que comprendí que solo me ataba una necesidad y eso ya no vive en mí.

Gracias por liberarme, al ver tal cual eres me ayudo a ver que siempre mi corazón estuvo limpio y mi cuerpo lo comprendió a tiempo.

Te envió muchas bendiciones aunque reniegues de ella. De igual manera la bendición.

 

Amiga felicidades

Me encanta que ahora me escribas… con una actitud enfocada en ti es maravilloso el leer tus líneas ahora llenas de valor por ti misma.

Es una gran alegría para mí, he vivido tu caso muy de cerca y recuerdo ahora de esa manera como un recuerdo esos días… en los que la desesperación de tus pensamientos  eran un dolor, inimaginable ahora veo con alegría tus letras en esta nueva carta.

Me fascina saberte ahora segura de ti.  Yo sé que no ha sido fácil llegar a este momento. He pensado mucho en ti y sé que han valido nuestra tarde de largas conversaciones. No, es fácil levantarnos cuando en nuestro diario vivir, volvemos a sentir los golpes de las personas que nos han dibujado como unos mostros.

No, es fácil lo sé muy bien. Estoy muy orgullosa de ti. Has logrado verte tal cual eres y ahora sabes que tu verdad es lo real, tu verdad es la que tú viste.

Me da mucha alegría que hoy tiraste a la basura, la basura tal cual debe ser.

Gracias por tu carta seguimos en contacto.

 

Atentamente:

Sandra L Peláez Juárez

www.acariciamesp.com

curandoelalma@hotmail.com