El IFE multa por campañas de 2012; partidos buscan impugnación


Con votación divida, el Consejo General del Instituto Federal Electoral (IFE) impuso multas por 341.8 millones de pesos a los siete partidos por irregularidades en los gastos de las campaña de 2012, en los que, determinó, el candidato de las izquierdas, Andrés Manuel López Obrador, fue el único aspirante a la presidencia que excedió el tope.

Otros 195 candidatos al Congreso también habrían excedido el límite de gasto establecido, la mayor parte de ellos, 181, fueron aspirantes de la coalición Compromiso por México, que formaron PRI y PVEM, o que fueron postulados por esos partidos sin estar coaligados, también incurrieron en esa irregularidad.

Por esas anomalías, más 783 errores y omisiones tanto de forma como de fondo cometidas por los siete partidos, los consejeros determinaron aprobar las sanciones millonarias.

Además de las multas se sometieron a votación otras dos propuestas, una para abrir una investigación y otra para aumentar las multas. Ambas fueron descartadas tras un debate de más de seis horas en las que el PRD acusó al consejero presidente, Leonardo Valdés, de ser representante del PRI, y al titular de la Unidad de Fiscalización, de beneficiar a ese mismo partido.

Las multas se avalaron por siete votos en contra de uno, del consejero Alfredo Figueroa, quien advirtió que no puede avalar la conclusión, pues a su juicio a la coalición Compromiso por México (PRI-PVEM) se aplicaron criterios de prorrateo erróneos, pues permitieron dispersar el gasto entre candidaturas no coaligadas.

Por este hecho el consejero Benito Nacif propuso -pero fue rechazado por 6 votos en contra y dos en pro- abrir una investigación en específico al PRI, por «facturación doble», pues ese partido cargó gastos de candidatos que registró solo como si fuesen postulados por la Coalición Compromiso por México (PRI-PVEM).

Esa mezcla de recursos habría permitido que candidaturas no coaligadas se beneficiaran de gasto de campaña presidencial, y viceversa, por lo que se prorratearon gastos, aseguraron quizá hasta por 300 millones de pesos entre 510 candidatos de esos dos partidos y su Coalición.

A propuesta del consejero Lorenzo Córdova, se propuso también aumentar la multa para los partidos y coaliciones que ocultaron a la autoridad parte de sus gastos.

La propuesta no se aceptó, por siete votos en contra, aunque de acuerdo con la Unidad de Fiscalización del IFE partidos y coaliciones que compitieron en las elecciones del 2012 omitieron reportar gastos por 183 millones 927 mil pesos, el monto más alto de recursos que son ocultados a la autoridad.

Según el dictamen PRI, PVEM y la Coalición Compromiso por México, que integraron esos dos partidos, dejaron de reportar 136 millones de pesos. De ellos el PRI no dio cuenta de 34.4 millones de pesos, el PVEM de 8.4 millones de pesos y como Coalición no informaron de 93.3 millones de pesos.

De Movimiento Progresista PRD, PT y Movimiento Ciudadano eludieron reportar 44.8 millones de pesos, el PAN no informó sobre 2.4 millones de pesos, y Nueva Alianza (Panal) omitió informar sobre 262 mil pesos ejercidos.

Los consejeros aprobaron el dictamen y la resolución preparada por la Unidad de Fiscalización del IFE, con las megamultas.

En el debate el consejero Benito Nacif explicó que si bien la campaña presidencial de Movimiento Progresista fue la única que rebasó el tope de gastos, gastó 29.5 por ciento menos que la campaña presidencial de Compromiso por México.

«¿Qué es lo que explica este extraño resultado? La respuesta está en el prorrateo del gasto genérico entre las diferentes campañas beneficiadas», indicó.

Los consejeros admitieron que se requiere cambiar las reglas de fiscalización pues, consideraron los consejeros María Marván y Benito Nacif, se permite gastar más, «tergiversar la realidad» y por una «ficción contable», distribuir gastos para no rebasar topes, no rendir cuentas e incuso no garantizar equidad.

La consejera explicó que el Reglamento permite a partidos y candidatos determinar el porcentaje de distribución de sus gastos centralizados, es decir, lo que benefician a más de dos campañas.

La Coalición PRI-PVEM decidió cargar sólo uno por ciento a su aspirante presidencial Enrique Peña Nieto, mientras que Movimiento Progresista le cargó a López Obrador casi 40 % de su gasto.

Además, expuso Nacif, no cuidó su propaganda en la que hubo una imagen del tabasqueño, pues no colocó -como el PRI-PVEM una leyenda en pro de candidatos al Congreso- por lo que en todo caso su error fue «de debido cuidado, no por gastar más».

Las reglas de prorrateo del gasto genérico entre campañas beneficiadas, «hacen de los topes de gasto una ficción contable, pero sigue siendo una realidad jurídica que el IFE está obligado a aplicar» explicó Marván Laborde.

La consejera delineó los temas que a su juicio deben cambiar en el reglamento de Fiscalización: reformar los criterios de prorrateo del gasto centralizado, no volver a permitir los amplios márgenes de libertad para decidir las campañas que son beneficiadas, adelantar los informes de gastos de campaña.

También planteó sanciones más severas por no reportar gasto y modificar las reglas estrictas y claras de financiamiento y contabilidad de las coaliciones parciales.
Partidos anuncian impugnaciones por multas

Por lo menos cinco de siete partidos políticos anunciaron que recurrirán al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) para revertir las multas millonarias que este lunes les impuso el Instituto Federal Electoral (IFE).

El representante del PRI ante el Instituto, José Antonio Hernández Fraguas, dijo que si bien el dictamen y resolución aprobado por el IFE estableció que como coalición Compromiso por México 151 campañas, dos de senadores y 149 de diputados rebasaron el tope de campaña y como PRI fueron 28 sus rebases, el Tribunal ajustará las cifras.

En todo caso se comprobará «que los eventuales rebases son menores y por montos mínimos», dijo.

PAN y PRD anunciaron que buscarán se sanciones con más severidad al PRI y su Coalición.

El representante PAN, Rogelio Carbajal, advirtió que el modelo de prorrateo que adoptó la Unidad de Fiscalización es inequitativo, pues permitió que el PRI dispersara sus gastos entre sus propios abanderados, y los de la Coalición Compromiso por México, lo que se conoce como facturación doble.

De corregirse esto, se acreditará, confió, que el PRI rebasó muchos más topes de campaña de los que se le fueron dictaminados.

El representante del PRD, Camerino Márquez, reiteró que demás de ir contra la Coalición PRI-PVEM, apelará ante el Tribunal la multa que le fue impuesta como Coalición Movimiento Progresista por el rebase del tope de su candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador.

La sanción a la coalición de izquierda fue de 135 millones de pesos, de los cuales tocaría al PRD pagar 59.6 millones de pesos, al PT 38.7 y a Movimiento Ciudadano 37 millones de pesos.

Los representantes del PT, Pedro Vázquez y de Movimiento Ciudadano, Juan Miguel Castro Rendón, también acudirán al Tribunal pues a su juicio fueron «injustamente» sancionados, pues debieron de imponérseles, en todo caso, sanciones en proporción a lo que contribuyeron a la campaña de López Obrador.

Previous Llueve con granizo en la Zona Metropolitana de Guadalajara
Next España se disculpa con Evo Morales

Compartir este contenido o comentar