Cuando escuchas los gritos del silencio

Muchas veces me negué a escuchar cómo me hablaba el silencio

Hoy me doy cuenta que cuando me encierra en ese espacio en el que amiga la soledad es mi única compañera, no estaba sola, ahora me doy cuenta que el silencio tiene voz y me gritaba que debía reaccionar… ahora sé que me gritaba que viera lo invisible…

Tu vida era mi vida… era mi desesperación… me vuelto tan adictiva a tu forma de vivir y era mi forma de sufrir…

Caí del cielo en que el creí vivía y resulto que vivía en una fantasía, hasta en un infierno… pero era solamente yo porque tú siempre mentiste.

Vo9lvi a despertar con mis rodillas abrazadas a mí y apretadas a mi estómago, volví a sentir ese frio de esa habitación fría como el hielo, obscura como la noche.

Pero finalmente escuche el silencio y logre despertar.

 

Amiga que hermoso es saber que has escuchado el silencio.

Sabes muchas veces te he escuchado llorar, muchas veces vi tu depresión en tus líneas al escribirme, muchas veces si esa desesperación por no saber hacia dónde mirar, vi en tus ojos esa sonrisa fingida para que nadie viera que sufrías…

Hoy me siento feliz que finalmente decidiste escuchar los gritos del silencio, porque eso te hizo tocar fondo, ver que la realidad de tu vida apenas empieza, el solo fue un ensayo en la vida, ahora viene la verdadera vida, afuera de ese círculo que el creo tú tienes muchas oportunidades.

Mira amiga en cada espacio que te rodea hay muchas cosas que debemos valorar, mira a tu alrededor hay muchas personas que ansiosas están de conocerte, de conocer lo maravilloso de tus sentimientos.

Ellos quieren gozar de tu talento en la pintura, hay tanto por disfrutar de ti que ellos están emocionados de conocerte, no temas a ser tu misma.

No temas a sonreír, aunque ese mala experiencia te ha deja media sonrisa, encuentra la forma de sonreír sin muestra la huella de esa mal amor.

No de des por vencida nunca…Mira ese mundo afuera te está esperando vamos toma ese bolso que tanto te gusta, deja que la vida te despeine, déjate acariciar por la admiración de las personas, piérdete en la ilusión de vivir.

Tú puedes hacerlo.

No preguntes solo déjate querer, déjate querer y entenderás lo maravilloso que este mundo es.

Atentamente

 

Sandra L Peláez Juárez

curandoelalma@hotmail.com

www.acariciamesp.com