Bebé real: es UN NIÑO


El primogénito de los duques de Cambridge, William y Kate, es UN NIÑO. La Reina fue la primera en recibir la noticia antes de que fuera comunicada al mundo.

La Reina Isabel II de Inglaterra fue la primera en enterarse y posteriormente fue anunciado al mundo. El tercero de la sucesión de la corona británica es UN NIÑO.

Desde el hospital londinense de St Mary’s, un mensaje electrónico hizo el anunció que Kate, la Duquesa de Cambridge dio a luz a su primer hijo, fruto de su matrimonio con el príncipe William, el cual es bisnieto de la Reina Isabel.

El niño pesó 8 libras y 6 onzas, lo que representa unos 3,8 kilos y según el el comunicado la duquesa Kate y el niño están saludables. El nombre aún no fue revelado.

El heredero es el tercero en la línea sucesoria después de los príncipes Carlos (su abuelo) y William (su padre) y tendrá el reconocimiento como jefe de estado por parte de otros 15 países incluyendo Canadá y Australia, con lo cual jugará un rol preponderante en el futuro de la Commonwealth.

Su nacimiento marca un momento histórico para la monarquía británica dado que hacía mucho tiempo que no convivían tres generaciones reales.

Desde que se supo este lunes a primera hora que la duquesa de Cambridge se encontraba hospitalizada a punto de dar a luz, en el mismo centro médico donde la princesa Diana dio a luz en 1982 y 1984 a los príncipes William y Harry, los medios de prensa, así como miles de ciudadanos esperaron con entusiasmo la llegada del heredero.

La boda de Kate Middleton y el príncipe William en abril de 2011 generó un impulso de popularidad de la Casa Real británica y ayudó a que la imagen de la Reina Isabel II se consolidara nuevamente. Los duques de Cambridge, William y Kate gozan de una gran popularidad entre el pueblo británico y la audiencia global, dada su juventud y apariencia amable y sencilla.

El recién nacido fortalece y asegura la continuidad de la Corona Británica, a la vez que desplaza al príncipe Harry al cuarto lugar de la línea de sucesión real.

Previous OPINIÓN: No hace falta ser Carlos Slim para invertir en empresas tecnológicas
Next Mi alma esta en paz

Compartir este contenido o comentar